Hui toca posar-se-la

Jo, que no sóc gens partidari de xiular al meu equip, sempre he optat per lluir la meua samarreta del València C.F quan perd. Pot ser siga una manera de dur la contraria però és simplement que he sigut de l’equip de la terreta a pesar de no haver-lo vist guanyar cap títol fins que vaig complir els 15 anys.

L’equip de la meua infància no era el millor, ni molt menys, però era el meu. Els i les de la meua generació ens conformàvem amb guanyar-li al Barça o al Madrid perquè era (i és) l’hòstia. Recorde que quan anàvem d’excursió a la capital, el primer que contàvem als pares era que havíem vist el Mestalla. I ja si anaves a vore un partit et podies considerar el Lubo Penev de l’escola. Teníem somnis molt humils, segurament perquè feia pocs anys que l’equip havia baixat a segona. Una experiència que demostrà de quina pasta és esta afició, capaç d’alçar el club d’un bac tant gran.

El pitjor era quan l’estrela de l’equip i ídol de tots nosaltres se’n anava al Madrid o al Barça. És cert que el negoci en el que han convertit al futbol actual dona ganes d’enviar-ho tot “a fer la mà”, però la rendició no corre per l’ADN de la sèquia de Mestalla. De fet, fins a la temporada 98/99 la meua generació érem coneixedors dels títols del València a través dels pares i iaios, que de quan en quan ens parlaven de Puchades, Claramunt, Kempes i tants altres. Però finalment vingué una altra època de glòria i ara podem parlar de noms com el de Baraja, Albelda, Piojo, Ayala o Cañizares les noves i futures generacions. Estic segur que tornarem a vore al València guanyar títols i que els aficionats més menudets viuran el que hem viscut nosaltres, però el més important és que ells i elles entenguen que amb victòries o sense elles és un orgull portar esta camiseta.

Per això, hui toca posar-se-la.

Amunt València!

IMG_0110.JPG

Anuncis

El gato y la hormiga

EL GATO Y LA HORMIGA

-¿Qué haces? – preguntó la hormiga al gato.

-Ver las estrellas- respondió el felino con los ojos como platos.

-¿Es que no vas a hacer nunca nada de provecho?

-¿Por ejemplo…?

-Trabajar  15 horas al día.

-¿Para qué?

-Para tener un palacio como yo–manifestó la emprendedora hormiguita.

-A mí no me hace falta. Ah, y tu palacio aun es del banco de los buitres carroñeros.

-¿No tienes ninguna meta en esta vida, gato holgazán?

-Yo solo trato de luchar y trabajar para vivir dignamente y disfrutar cada segundo con lo poco que tengo.

-¡Pero si tú no tienes nada, somnoliento vagamundo!

-Así es. Por no tener no tengo ni dueño –afirmó orgulloso el pícaro minino.

-Pero nunca tendrás un gran palacio como yo –espetó el pequeño insecto.

-Ni tú un mundo entero bajo tus pies. 

-¡Pero si vives en una chabola!

-Y me sobra la mitad.

-¿Cuánto llevas ya en ese cuchitril?

-El tiempo que he necesitado. Y tú, ¿cuánto hace que no miras las estrellas?

 

Diálogo común entre Paco y Pepe

Diálogo común entre Paco y Pepe.

-Paco, ¿has visto lo de Amancio Ortega?

-¿Qué le ha pasado?

-Nada, que ha aumentado un 20% los beneficios este año.

-Joder, por un momento pensé que le había pasado una desgracia.

-No, no. Todo bien gracias a Dios.

-¡Qué tío más grande!

-Ya ves, un tío que empezó de la nada y él solito creó un imperio.

-Para llegar ahí hay que ser muy inteligente y haberse esforzado mucho.

-Y arriesgar mucho dinero.

-Pues sí, se lo ha ganado a pulso.

-Aunque a algunos no les parezca bien.

-La envidia típica española.

-Para uno de los nuestros que triunfa en el mundo y les parece mal.

-Encima se ve que es un buen hombre.

-Eso dicen. En la tele dijeron que el año pasado donó 20 quilos a Caritas. Que sí, que será calderilla para él pero al menos da algo.

-Ya me gustaría ver lo que donan los rojos piojosos que se quejan de que evade impuestos y que produce en no sé dónde.

-Encima que da trabajo a familias y chavalillos pobres de allí. Todo les parece mal y ellos harían lo mismo.

-Peor. Con lo resabiados que son esos.

-Que si explotación, que si derechos, que si huelgas… siempre están igual. Esos son de mucha palabrita y poco trabajar.

-Ya lo dijo el de Mercadona, tenemos que trabajar como los chinos, les guste o no a estos perroflautas. Si queremos salir de la crisis tenemos que ser más productivos para poder competir.

-Pues tiene toda la razón el hombre. Si es que está todo inventado. El comunismo fue un fracaso y estos quieren ir atrás en el tiempo.

-Quieran o no, nos toca esforzarnos más. Si toca hacer 12 horas un domingo se hacen, y punto.

-O 24. Lo que haga falta con tal de levantar el país, Paco.

-Por cierto, Pepe, ¿qué día vas a renovar el paro?

-El martes por la mañana. ¿Me acompañas?

-No puedo, tengo médico.

-Tanto matasanos para acabar todos en el hoyo.

-¿Tú sabes la cantidad de pasta que nos dejamos en los hospitales?

-¿Y lo bien que viven los médicos?

-¿Y los maestros?

-¡Buah! Esos sí que viven bien sin dar un palo al agua.

-Y a nuestra costa.

-Ni que lo digas. Siempre pagamos los mismos.

-¿Y qué me dices de los mineros subvencionados?

-¡Que se jodan como nosotros! A nosotros no nos salva nadie.

-¡Uf! Dejemos ya este tema que me subo por las paredes.

-Sí, mejor. Vamos a ver si gana el Nadal y nos llevamos una alegría.

-Y ya de paso a ver si fichamos al brasileño ese.

-Eso sería la guinda.

-Todo es cuestión de fe.

-Ya te digo, Paco…

kalv

La vida de los nuestros

La vida de los otros nuestros

¿Quién no ha visto una película en la que la Stasi o el KGB espía y controla a la población de aquellas oscuras dictaduras comunistas? Seguramente pocos habrán escapado a esta manifestación de propaganda. Si nos fijamos en las películas, quienes espían a la población para controlar son servicios secretos de Estados socialistas mientras quienes lo hacen por motivos de seguridad suelen ser la CIA o el MI6. ¿Será un reflejo de la realidad? ¿Realmente no habrá casos de espionaje por motivos políticos en nuestras modélicas democracias burguesas?

Pues parece ser que sí. Ante la aparición de los documentos (bastante cutres, por cierto) de la “Fundación Soros” ha habido tres reacciones distintas principalmente:

1) silencio absoluto de los implicados (mercenarios y colaboradores al servicio del entramado Soros).

2) quienes han confirmado lo que venían diciendo desde hace años (muchos de ellos señalados en la lista negra por ser un escollo para los planes del especulador).

3) quienes se han sorprendido alarmados al ver que en nuestra democracia también se espía y controla.

No obstante, lo que realmente me llama la atención es que supuestos dirigentes obreros guarden silencio o se hagan los sorprendidos. Y no sé qué es más triste. Lo peor (o lo mejor, según se mire) viene cuando accedes a la hemeroteca y te encuentras a alguno elogiando a Soros por su “filantropía”. Sinceramente ya hace tiempo que no me sorprende viniendo de quien ataca y desprestigia cualquier experiencia socialista aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid.

¿Será que tenemos dirigentes que se han tragado la mierda de Hollywood? ¿Será que no son dirigentes? ¿O será que no son comunistas? A estas alturas de la película no debería sorprendernos absolutamente nada. Al fin y al cabo, el problema no es suyo sino nuestro.

lider1

 

La legitimació de la repressió de l’Estat

La legitimació de la repressió de l’Estat

Quan parlem de la <<repressió de l’Estat>> sembla que oblidem que la naturalesa de qualsevol Estat és repressiva en sí y que és una ferramenta de la classe que té el poder. Llavors, s’ha de tindre clara la diferència entre un Estat capitalista i un socialista i al mateix temps estudiar cada cas en el seu context.

En el nostre cas, vivim en una democràcia burgesa que arranca a finals dels anys 70 enmig de la guerra freda en el bloc occidental. Un sistema mínimament democràtic que va néixer gràcies a la lluita contra una dictadura feixista de quasi quatre dècades. Una lluita duta a terme principalment pel PCE i les Comissions Obreres i amb el suport que suposava la existència de la Unió Soviètica a nivell internacional. A pesar d’aconseguir determinades conquestes (algunes realment importants), ni el poder econòmic ni el polític canviaren de mans. A més a més el feixisme ha quedat impune des d’aleshores. Però hem de ser conscients de que si en aquell moment no es pogué aconseguir més a pesar de contar amb més de 200.000 militants comunistes i un gran bloc socialista al món, difícilment podem parlar de grans conquestes en l’actualitat sense tornar a tindre, com a mínim, un partit de tals dimensions. Les explicacions en base a traïcions i debilitats les deixem per a altres, ja que és la típica tàctica del rei que defenestrava al seu antecessor per tal de ser més popular.

Tenint en compte que el poder no ha canviat de mans i que seguim vivint en un Estat burgés no podem oblidar que les entranyes del propi Estat són les mateixes que dirant el feixisme ja que pertany a la mateixa classe dominant a pesar de que canvien les formes. És per això, que en un moment de crisi del sistema de producció capitalista en el qual la classe obrera no té pràcticament res organitzat per fer-li front, l’Estat està en condicions de mostrar la seua naturalesa de manera més oberta per tal d’avançar-se a futurs conflictes (de classe).

Si bé durant la democràcia s’ha eliminat la pena de mort o la cadena perpètua, la repressió no ha deixat d’existir. Són de sobra coneguts els casos de violència policial, escoltes, persecucions, pallisses, assassinats, segrests, amenaces i fins i tot la creació de grups terroristes. Com he dit abans, no podem oblidar mai on estem. Tampoc que la repressió no és solament física sinó també psícológica. Al fet de marginar, desprestigiar i coaccionar constantment les posicions anti-sistema des dels mitjans de comunicació, s’ha d’afegir la cultura que legitima la violència extrajudicial dels cossos repressius. En quantes pel·lícules o sèries policials es ressol un cas sense recórrer a mètodes repressius fora de la llei? Tampoc són poques les que fomenten l’atac preventiu i la ridiculització dels mètodes democràtics d’una societat avançada. Això sí, deixen un petit espai per al compte “no violent” dels equidistants, que veuen igual a l’atacant que a l’atacat que es defensa legítimament. És a dir, igualen opressors i oprimits, dominants i dominats i el que realment estan fent és contribuir involuntàriament a la massacre.

En definitiva, la repressió de l’Estat està legitimant-se i desarmant al dissident constantment a través de l’altra pota de l’Estat, la creació de pensament. Ací radica la importància de no oblidar on estem ni qui és qui si no volem contribuir a la nostra pròpia desfeta.

La plegaria de la no violencia

Els déus i la “cultura de l’esforç” vs els referents i la lluita

ELS DÉUS I LA CULTURA DE L’ESFORÇ VS ELS REFERENTS I LA LLUITA

Diuen que durant l’adolescència és el moment en el qual busquem més referents o models de conducta. No obstant, des dels mitjans de comunicació tracten de mostrar-nos constantment al llarg de la nostra vida els que consideren adequats. Tenen ídols tant per als més menuts com per als més majors de la casa. Es tracta d’esportistes d’elit, cantants, empresaris, polítics, periodistes, aristòcrates, presentadors, actors i actrius, i fins i tot persones que viuen de vendre les seues intimitats. Són els models d’èxit, els guanyadors d’aquesta societat. Els que han aconseguit arribar a ser “algú” en esta vida. És per això que des dels mass media tracten de mostrar-nos cada progressió fins al punt d’aconseguir que molts treballadors s’alegren dels beneficis d’Amancio Ortega explotant xiquets/es o dels de Belén Esteban amb la venda d’una entrevista. Tanmateix, l’explicació d’aquesta falla resideix en l’esforç que han fet aquestes persones per arribar on estan. De fet, l’empresari valencià d’èxit que ens animava a treballar com a xinesos també és un dels fomentadors de la “cultura del esfuerzo”. Sembla ser que no ens esforcem suficientment, que som incapaços d’obtenir el somni americà, que tenim el que ens mereixem. Quedar sense medalla a les Olimpíades és un fracàs. És a dir, tot el contrari a una societat sana que pràctica l’esport de base i popular. Encara que he posat l’exemple de les olimpíades, podem aplicar-ho a qualsevol tipus de disciplina o esfera de la nostra vida. Una societat que seu al sofà veient la TV i es conforma en ser fans o hooligans dels semidéus d’aquesta societat.

Enmig d’aquesta sobredosi d’individualismes i deïtats, apareix a la TV una notícia sobre l’aniversari de Fidel Castro, que al contrari que els anteriorment esmentats, sempre ha estat mostrat com un dels principals malvats d’aquesta pel·lícula. A pesar de portar al damunt el pes del desprestigi constant dels mass media, Fidel segueix sent un símbol no sols a Cuba, sinó per tot arreu, especialment al Tercer món. Però en el nostre cas, que no tenim cap déu, quan parlem de Fidel parlem de tota una generació de lluitadors anònims que a pesar dels errors i encerts, han demostrat dignitat, valentia, conseqüència i compromís amb els pàries d’aquesta terra. Eixos i eixes que han lluitat, lluiten i lluitaran fins al final dels seus dies en l’anonimat, sense auto-bombo, sense posar per a les fotos. Eixos que han patit la repressió, que han segut marginats, oblidats i que encara així, no han cedit ni un pas enrere. Eixes persones que sí s’han esforçat currant a la fàbrica o al camp de sol a sol i que en acabar han dedicat hores i hores a millorar el món. I jo tinc la sort d’haver-ne conegut uns quants des que vaig començar la meua militància sent un adolescent. Eixos treballadors i treballadores que sí canvien la historia. Els meus referents.

Feliz aniversario, Comandante.

fidel

La próxima batalla

La próxima batalla: contra el desánimo y la indiferencia

Quienes militamos en organizaciones políticas y sindicales o en movimientos sociales, nos encontramos en uno de los momentos más difíciles de los últimas décadas. Si bien es cierto que vivimos con unas mínimas garantías democráticas -conseguidas gracias a la lucha de millones de trabajadores y trabajadoras-, cada vez vemos como éstas se van reduciendo. No obstante, la clase dominante no precisa en este momento de un régimen fascista al uso a pesar de que la clase obrera sufra un 20% de paro, un aumento galopante de la precariedad, o que miles de familias se queden sin un techo digno. En muchas ocasiones identificamos el fascismo a la España de misas y desfiles, especialmente en la periferia, pero el fascismo es algo más profundo. Es un arma de la burguesía para mantenerse y perpetuarse en el poder cuando lo ve peligrar. Es simplemente la explotación al descubierto.

La pregunta que deberíamos hacernos a continuación es por qué se adoptan medidas represoras como la Ley Mordaza si no tienen ningún peligro. En primer lugar, porque el capital sabe que no hay salida para la clase obrera en su sistema y que ellos lo están consiguiendo gracias al aumento del grado de explotación y también a las guerras creadas. En segundo lugar, porque nuestro camino hacia la miseria avanza sin vuelta atrás y saben que ello puede (y debería) generar grandes conflictos sociales. Sinceramente, pienso que ni ellos se creen lo que está aguantando la clase obrera y por ello van preparando ese régimen y esa sociedad que necesitarán algún día.

La batalla ideológica

Muchas veces escucho a compañeros/as decir que el sistema adormece las mentes, pero nadie ni nada permanece en medio de la nada ni dormido en sociedad. Lo que realmente hacen los creadores de pensamiento (mass media, religiones, sistemas educativos, etc.) es insertarnos creencias frente a  pensamiento, ideologizarnos y alienarnos. Y lo hacen de una manera tan eficaz que algunos aseguran ser seres “librepensadores” desatados de cualquier cadena ideológica, capaces de juzgar des manera equidistante desde una atalaya y sin necesidad de tomar partido. Claro que, esa equidistancia es difícil de mantener cuando en una familia de cuatro miembros solo hay unos ingresos de 426 euros. Es ahí cuando entra en acción la droga dura del sistema para explicar el por qué te está pasando esto: porque hay políticos corruptos,  malos y/o incompetentes y porque no somos lo suficientemente emprendedores como Amancio Ortega. Ya sabemos, buenos y malos, winners & lusers. Después vendrían los coches oficiales, el “gasto” en servicios públicos, las autonomías, las empresas públicas, los funcionarios, Venezuela, Corea, Cuba, y un largo etcétera de sandeces. Todo lo que haga falta para apartar de los focos a los verdaderos responsables.

La ideologización fascista de la sociedad

Nadie negará que los casi cuarenta años de fascismo en España han dejado huella. Sin ir más lejos, siguen gobernando prácticamente los mismos y lo más importante, para los mismos. Y lo seguirán haciendo, por desgracia o por falta de alternativa, durante bastantes años a pesar de que algunos creyeran estar a un dedo de asaltar los cielos hace unos meses.

De vez en cuando recomiendo dar una vuelta por los bares para observar cómo la pena de muerte está bien vista por una gran parte de la sociedad después de ver por tv como el asesino de una niña sale de la cárcel; o cómo muchos restaurarían la cadena perpetua tras ver a corruptos reírse en televisión; o de qué manera repatriarían a un (in)migrante después de delinquir y ser expuesto en la pantalla; o de cómo algunos justifican un asesinato machista “porque le ponía los cuernos”; o cómo se desprestigia a los funcionarios porque son unos vagos aunque enseñen a nuestras hijas o nos operen a vida o muerte mientras nos encomendamos al amigo imaginario del Papa de Roma; o cómo cuando asesinan a un luchador y sueltan “algo habrá hecho” o “tampoco sería un santo”.

El desprecio a la política en sí hablando de “clase política” es la base idónea para la justificación de un régimen fascista. Un mensaje al cual la nueva izquierda (por decir algo) ha contribuido sobremanera metiendo en el mismo saco a Felipe González que a Cayo Lara pero no a Florentino Pérez y Patricia Botín.

Ni qué decir de la mutación de la política a pésimo show mediático en la que los líderes caudillitos se pasan el día buscando fans. Unos seguidores que en muchos casos actúan como hooligans, eso sí,  desde el sofá de sus casas y a través de Internet. Lo de la calle, los centros de trabajo, la militancia, la organización de clase está “mu desfasao”. Como digo, un show que lo único que persigue es el cabreo constante en el espectador para que acabe desencantado de la política o como mínimo, alejado de la vida militante.

Sin duda alguna, están sentando las bases para lo que pueda venir y a estas alturas deberíamos haber aprendido un poco de la historia para saber de lo que son capaces esta gentuza. Pero como digo, a veces hay que pisar los bares para comprobar que estamos heridos y tirados en el suelo y no a punto de asaltar los cielos.

Nuestra próxima batalla

Como he dicho al principio, la primera batalla será contra el desánimo y la indiferencia. Hay que combatir el hartazgo inducido de la política que padecen las masas pero primeramente debemos recuperar el pulso y acabar con el desánimo causado tras ver como hemos perdido el norte. Esperar a que la izquierda de platós nos ilumine a través de la pantalla no servirá de nada. No hay nada más contraproducente que autodenominarse “alternativa” sin serlo. Por ello, es necesario recuperar la actividad en cada pueblo y en cada barrio, volver a organizarnos en los tajos y en el mundo de la cultura, y a formarnos para combatir en el día a día la ideología dominante que nos filtran en cada minuto de televisión pero sin caer en elitismos pueriles. Debemos denunciar públicamente, desenmascarar y atacar a los medios de manipulación como lo que son. Tenemos la obligación de centrar el discurso en los problemas que tenemos como clase y ofrecer alternativas serias y no mensajes mesiánicos. Y eso pasa necesariamente por prestigiar el socialismo explicándolo sin caer en mensajes de paraísos idílicos.

Recordar hacia dónde vamos, recuperar el norte. Solo así acabaremos con el desánimo y la indiferencia. Solo así levantaremos el vuelo.