Les sigue doliendo, Comandante

Les sigue doliendo, Comandante

Han pasado cinco días y los mass media continúan tratando de desprestigiar a Fidel, a la revolución, al socialismo y al comunismo. No dan tregua. Aprovechan hasta los programas de la prensa rosa para hacerlo. Es lo que tiene ser los perros que suelta el amo cuando alguien se sale del redil. Es lo que tiene ser todo lo contrario a quien se mantiene fiel a sus principios y da una de las mayores lecciones de dignidad de la historia.

El pueblo cubano, con sus aciertos y errores –que no luces y sombras- lleva más de medio siglo plantándole cara al capitalismo y al imperialismo con una gran demostración de solidaridad internacionalista. Así que pocos están en condiciones de darles lecciones a pesar de los ambiguos mensajes de algunos, que un día apoyan a la revolución y a la mañana siguiente dicen esperar cambios y democratización. Es lo que tiene que el amo te dé la tarea de captar el descontento (venga de donde venga) y a su vez liquidar a la izquierda.

Pero la realidad es la que es y esta vez los voceros del capital lo están teniendo verdaderamente difícil.Todos suenan al unísono pero desafinando y quedando retratados. Y si no escuchen el ridículo de Herrera entrevistando a Norverto Fuertes.

La pregunta que deberíamos hacernos es por qué ladran de esta manera por un país tan pequeño y lejano. La respuesta es muy sencilla: porque Cuba sí ha construido una alternativa al capitalismo y porque el comunismo sigue siendo su peor pesadilla a pesar de que la izquierda esté prácticamente desaparecida en nuestro país. El capital sabe que en una crisis sistémica como la actual, la batalla ideológica cobra especial importancia. De ahí la necesidad de saber defender la Revolución cubana así como a todas las experiencias y luchas revolucionarias de la historia de manera honesta, clara y sin demagogias. Un buen ejemplo es la iniciativa de la Comisión del Centenario de la Revolución Socialista de Octubre.

¿Por qué? -porque les sigue doliendo, Comandante.

¡Hasta la victoria, siempre!

cyimg_zxuagopgp-jpg-large

Els déus i la “cultura de l’esforç” vs els referents i la lluita

ELS DÉUS I LA CULTURA DE L’ESFORÇ VS ELS REFERENTS I LA LLUITA

Diuen que durant l’adolescència és el moment en el qual busquem més referents o models de conducta. No obstant, des dels mitjans de comunicació tracten de mostrar-nos constantment al llarg de la nostra vida els que consideren adequats. Tenen ídols tant per als més menuts com per als més majors de la casa. Es tracta d’esportistes d’elit, cantants, empresaris, polítics, periodistes, aristòcrates, presentadors, actors i actrius, i fins i tot persones que viuen de vendre les seues intimitats. Són els models d’èxit, els guanyadors d’aquesta societat. Els que han aconseguit arribar a ser “algú” en esta vida. És per això que des dels mass media tracten de mostrar-nos cada progressió fins al punt d’aconseguir que molts treballadors s’alegren dels beneficis d’Amancio Ortega explotant xiquets/es o dels de Belén Esteban amb la venda d’una entrevista. Tanmateix, l’explicació d’aquesta falla resideix en l’esforç que han fet aquestes persones per arribar on estan. De fet, l’empresari valencià d’èxit que ens animava a treballar com a xinesos també és un dels fomentadors de la “cultura del esfuerzo”. Sembla ser que no ens esforcem suficientment, que som incapaços d’obtenir el somni americà, que tenim el que ens mereixem. Quedar sense medalla a les Olimpíades és un fracàs. És a dir, tot el contrari a una societat sana que pràctica l’esport de base i popular. Encara que he posat l’exemple de les olimpíades, podem aplicar-ho a qualsevol tipus de disciplina o esfera de la nostra vida. Una societat que seu al sofà veient la TV i es conforma en ser fans o hooligans dels semidéus d’aquesta societat.

Enmig d’aquesta sobredosi d’individualismes i deïtats, apareix a la TV una notícia sobre l’aniversari de Fidel Castro, que al contrari que els anteriorment esmentats, sempre ha estat mostrat com un dels principals malvats d’aquesta pel·lícula. A pesar de portar al damunt el pes del desprestigi constant dels mass media, Fidel segueix sent un símbol no sols a Cuba, sinó per tot arreu, especialment al Tercer món. Però en el nostre cas, que no tenim cap déu, quan parlem de Fidel parlem de tota una generació de lluitadors anònims que a pesar dels errors i encerts, han demostrat dignitat, valentia, conseqüència i compromís amb els pàries d’aquesta terra. Eixos i eixes que han lluitat, lluiten i lluitaran fins al final dels seus dies en l’anonimat, sense auto-bombo, sense posar per a les fotos. Eixos que han patit la repressió, que han segut marginats, oblidats i que encara així, no han cedit ni un pas enrere. Eixes persones que sí s’han esforçat currant a la fàbrica o al camp de sol a sol i que en acabar han dedicat hores i hores a millorar el món. I jo tinc la sort d’haver-ne conegut uns quants des que vaig començar la meua militància sent un adolescent. Eixos treballadors i treballadores que sí canvien la historia. Els meus referents.

Feliz aniversario, Comandante.

fidel

Historia de un imberbe super revolucionario

Llegó al mundo revolucionario en busca de ídolos y de una pandilla potente aunque todo fuese virtual. Allí adquirió una educación probablemente demasiado primaria bajo un dogmatismo febril de posters por las paredes de su habitación. Si bien es cierto que tenía una conciencia de clase bastante arraigada, su formación política dejaba mucho que desear. Decenas de historias sobre traidores a la causa y hombres elevados a deidades le tenían ocupado durante la mayor parte de su tiempo.

Soy marxista– proclamaba erróneamente el joven imberbe- a los cuatro vientos. Bueno, mejor dicho, en las cuatro redes sociales donde solía moverse. Se había convertido en una estrella on-line gracias a las casi 15 horas que dedicaba desde casa de sus padres para lucirse en Internet. Para él todos eran fascistas y traidores. Banalizaba a la peor bestia de la humanidad (el fascismo) e insultaba con su adanismo a la memoria de todas las personas que lucharon contra ella y que conquistaron la mayoría de los derechos y libertades que él gozaba. Prácticamente se sentía el único revolucionario del mundo, el futuro líder. Puede que esperase conseguirlo a base de recriminar a los infieles lo poco revolucionarios que habían sido.

leninLeer y memorizar tres libros de autores marxistas y utilizarlos como dogmas de fe le dieron para mucho: llegó a los 39.785 seguidores y 278 retweets. Los problemas de salud política vinieron el día que empezó a trabajar en la fábrica. Aquello era un infierno –pensaba-. Todos los trabajadores estaban alienados o vendidos – menos él, claro.- Estaba seguro que participar en la asamblea organizada por los sindicalistas de aquella fábrica suponía pasar a ser parte del amarillismo sindical. Desconozco el por qué, pero acudió a la cita e intervino al final para animar a todos a una huelga general indefinida. A más de un compañero se le escapó una carcajada por la actitud pueril del chaval, que desconocía lo difícil que resultaba organizar una huelga de un día en este país y en unas condiciones adversas. Acabó largándose cabreado al grito de “vendidos y amarillistas!”

Su muerte política y sindical vino casi cinco años después, cuando la empresa anunció que él y dos compañeros más serían despedidos sin ningún tipo de explicación y con muy malas formas. Al día siguiente, aquellos sindicalistas “vendidos” acordaron en asamblea hacer paros diarios en la producción hasta que fuesen readmitidos los tres trabajadores afectados.

Aquel calor de clase supuso la muerte de aquel personaje imberbe y aparentemente revolucionario que volvió a la vida real aquel mismo día. Fue readmitido dos semanas después aunque años más tarde la empresa cerró sus puertas. Aquel cierre conllevó un proceso de lucha en el que nuestro amigo ya era un luchador más.