En el acto de clausura de la reciente Convención de los mal llamados “socialistas” europeos, sonó el Bella Ciao, el canto partisano contra el fascismo y el nazismo.

Son los mal llamados ‘socialistas’ que apoyan el golpe de estado del fascista Guaidó en Venezuela al servicio del imperialismo yanqui. Los que en su día decidieron arrasar Libia o borrar Yugoslavia del mapa.

Socialistas cumpliendo a rajatabla las órdenes del capital; republicanos manteniendo y reforzando la monarquía; pacifistas bombardeando pueblos y naciones. Llevan en sus siglas “obrero” cuando sus políticas son mayoritariamente antiobreras; y también “español” cuando regalan la soberanía nacional al imperialismo. Para más inri, en su operación de maquillaje algunos llegan a reivindicar a Salvador Allende mientras apoyan un golpe similar al de Pinochet. Sin duda alguna su cinismo no tiene límites.

Este fin de semana los esbirros del imeperialismo han pasado de bailar Bella Ciao el sábado a poner la bandera de los vencedores sobre Azaña y Machado el domingo. Una lástima pues la intención era buena y justa. O eso quiero pensar.

Anuncis