Les sigue doliendo, Comandante

Les sigue doliendo, Comandante

Han pasado cinco días y los mass media continúan tratando de desprestigiar a Fidel, a la revolución, al socialismo y al comunismo. No dan tregua. Aprovechan hasta los programas de la prensa rosa para hacerlo. Es lo que tiene ser los perros que suelta el amo cuando alguien se sale del redil. Es lo que tiene ser todo lo contrario a quien se mantiene fiel a sus principios y da una de las mayores lecciones de dignidad de la historia.

El pueblo cubano, con sus aciertos y errores –que no luces y sombras- lleva más de medio siglo plantándole cara al capitalismo y al imperialismo con una gran demostración de solidaridad internacionalista. Así que pocos están en condiciones de darles lecciones a pesar de los ambiguos mensajes de algunos, que un día apoyan a la revolución y a la mañana siguiente dicen esperar cambios y democratización. Es lo que tiene que el amo te dé la tarea de captar el descontento (venga de donde venga) y a su vez liquidar a la izquierda.

Pero la realidad es la que es y esta vez los voceros del capital lo están teniendo verdaderamente difícil.Todos suenan al unísono pero desafinando y quedando retratados. Y si no escuchen el ridículo de Herrera entrevistando a Norverto Fuertes.

La pregunta que deberíamos hacernos es por qué ladran de esta manera por un país tan pequeño y lejano. La respuesta es muy sencilla: porque Cuba sí ha construido una alternativa al capitalismo y porque el comunismo sigue siendo su peor pesadilla a pesar de que la izquierda esté prácticamente desaparecida en nuestro país. El capital sabe que en una crisis sistémica como la actual, la batalla ideológica cobra especial importancia. De ahí la necesidad de saber defender la Revolución cubana así como a todas las experiencias y luchas revolucionarias de la historia de manera honesta, clara y sin demagogias. Un buen ejemplo es la iniciativa de la Comisión del Centenario de la Revolución Socialista de Octubre.

¿Por qué? -porque les sigue doliendo, Comandante.

¡Hasta la victoria, siempre!

cyimg_zxuagopgp-jpg-large

El sastre de Ulm, Lucio Magri, la disolución del PCI y las extrañas coincidencias.

 

El sastre de Ulm (Bertolt Brecht)

-¡Obispo, puedo volar!
-le dijo el sastre al obispo-.
¡Fíjate, voy a probar!
-Y con algo como alas
el sastre subió al lugar
más alto de la catedral.
Pero el obispo no quiso mirar-. 

-Como el hombre no es un ave,
eso es pura falsedad
-dijo el obispo del sastre-.
Nadie volará jamás. 

-El sastre ha muerto –la gente
al obispo fue a informar-.
Fue una locura. Sus alas
se tenían que desarmar.
Y ahora yace destrozado
sobre la plaza de la catedral. 

-¡Que repiquen las campanas!
Era pura falsedad.
¡Como el hombre no es un ave
-dijo el obispo a la gente-,
nunca el hombre volará!

 

El sastre de Ulm, Lucio Magri, la disolución del PCI y las extrañas coincidencias.

Lucio Magri, una de las figuras más importantes del comunismo italiano, tomó el título de esta parábola de Bertolt Brecht para su libro en el cual repasa gran parte de la historia del Partido Comunista Italiano, desaparecido hace 25 años. Una obra que acaba con un capítulo sobre el fin del PCI y que el autor inicia transmitiendo su <<pésimo estado de ánimo>> por el fallecimiento de su compañera Mara, a quien precisamente prometió terminar su libro.

El sastre de Ulm me ha resultado un libro muy interesante, especialmente por algunas similitudes con lo que está pasando en la izquierda española. De hecho, el prólogo fue lo único que no me gustó, aunque ha acabado ayudándome a comprender cómo está actuando el entramado liquidacionista del cual forma parte su autor: Manuel Monereo.

A continuación voy a reproducir y/o comentar algunos fragmentos del capítulo “El fin del PCI”.

Sobre los inicios

 

Magri advierte que <<el inicio del giro no fue, como a su tiempo los de Togliatti y Berlinguer, expresado con decisiones concretas y arriesgadas de las cuales, paulatinamente, nacía una nueva estrategia, sino a través de una revisión ideológica.>> Posteriormente prosigue recordando algunas perlas de Occhetto en aquellos momentos como <<El PCI se siente hijo de la Revolución francesa y no, como se ha dicho siempre, heredero de la Revolución de Octubre>>. Pero lo más esclarecedor es algo que los liquidadores actuales tamibén afirman o insinúan: la negación de la lucha de clases, lo que según Occhetto perdía importancia <<porque las principales contradicciones  de nuestra época tienen que ver con el conjunto de la humanidad.>>

Sobre los tiempos, el contenido y el modo

Occhetto aprovechó la caída del muro de Berlín para proponer la disolución del PCI <<como parte de un gran avance democrático que legitimaba su historia y su función, y no como parte de una rendición general.>> La propuesta contemplaba el cambio de nombre y <<la apertura de un proceso constituyente de un partido de la izquierda con el que el PCI estaba dispuesto a confluir.>> Además, dicha propuesta se saltó los pasos orgánicos para evitar alargar los tiempos de tal manera que no pasase. De hecho, como señala Magri <<no había otra manera que poner al partido ante un hecho consumado e irreversible, aun a riesgo de liquidar a quien lo había propuesto.>>

Sobre las consecuencias

El autor hace un breve repaso a las escisiones y a la lucha por la “herencia” del PCI señalando la incapacidad de Rifondazione a la hora de refundar el partido, pues según Magri <<para hacer un partido, o mejor, para refundarlo –Togliatti lo sabía- se necesita organización, ideas claras, luchas duras pero poca demagogia; sobretodo un grupo dirigente capaz de hacer pedagogía y que fuera rico en ideas y en prestigio, solidario y unido por la experiencia.>>  Pero la “escisión” más grave para Magri fue que alrededor de 800.000 personas se alejasen de la política activa, ya que <<no es verdad que las clases subalternas permanecen vinculadas por naturaleza a la izquierda, sino que, por el contrario, si no las convence y orienta una organización, quien las orienta es la televisión. Un éxodo de tal magnitud y de estas clases es peor que la escisión, le abre paso a la demagogia populista.>>

Finalmente, concluye demoledoramente  que <<la debilidad de la izquierda de cada país y de cada escuela era ésta, un vacío que casi no se puede colmar. (…) Al desertar –el PCI- pagó el precio más alto al encontrarse enfrente, inesperado, el fenómeno Berlusconi (al igual que, en su tiempo,  el relativo retraso de Italia había producido, antes que nadie, el fascismo).>>

Algunas coincidencias dan que pensar, ¿verdad?

PD: El sastre de Ulm murió pero finalmente la humanidad consiguió volar.

sastre-ulm

EL SASTRE DE ULM, EL VIEJO TOPO 2010. Recomiendo lectura.

Contra el desánimo

Contra el desánimo

Llevo bastante tiempo observando un gran desánimo y cansancio entre los y las camaradas que conozco. Sin ir más lejos, yo también he pasado más de un día de flaqueza.

Habrá quien no querrá ver que la situación es cada vez peor para la clase obrera en general y para el movimiento comunista en particular. Hay incluso quienes nos pedís que sonriamos ante una hipotética victoria electoral. “El miedo ha cambiado de bando” nos decís mientras aseguráis que estáis creando hegemonía con vuestro discurso “atrapalotodo”-. Me gustaría saber qué hegemonía se crea cuando se acepta el programa, el discurso y hasta el lenguaje del enemigo. En vez de crear hegemonía aceptáis la ajena y lo vendéis como todo lo contrario. Para más inri reducís todo a una lucha política olvidando la lucha económica e ideológica. Sinceramente, nunca había visto a nadie renunciar a tanto antes de gobernar.

Aun así, aparecéis como estrellas del pop internacional por la televisión y sois incapaces de animar a las masas a organizarse y a movilizarse, lo cual indica que buscáis fans en vez de militantes, y por tanto, no cambiar nada. Además, es en esos platós donde acabáis asumiendo que las penurias del pueblo ocurren por unos malos gobiernos o por la corrupción y no tenéis la valentía de condenar el sistema que lo genera. Por muchas elecciones que ganéis, esto no es ni mucho menos una victoria, a no ser que sea una aspiración personal.

Sabéis que sin organizaciones obreras fuertes, unidas y movilizadas no cambiará nada por muchas diputados que obtengáis. Así que disculpadme, pero no tengo ganas de sonreír porque me pongo en la piel de familiares y amigos que llevan más de 5 años en paro y solo conseguís que me entre una tremenda mala hostia.

Mientras os divertís de bolo en bolo en esta inmensa gira por todo lo alto, otros seguiremos construyendo organización para tener la fuerza suficientemente capaz de transformar la realidad. Esa lucha humilde y dura es la única manera de volver a sonreír, porque la alegría también se debe construir. Porque la necesitamos pero no podemos engañarnos ni a nosotros mismos ni a la clase trabajadora. Porque sabemos que la lucha organizada es la única manera de cambiar la historia, aunque  puede que muchos no lleguemos ni a verlo. De ahí la idiotez de lemas como “ahora o nunca”. Porque tardará, pero llegará el día en que acabemos con la explotación del hombre por el hombre. Y ya de paso, con los vendedores de humo.

Mucho ánimo a todas y todos los camaradas. Ni un paso atrás.

p_30_07_2011

 

Summer 78

Summer 78

Hui m’he despertat amb una sensació similar a la de Christiane Kerner en eixir del coma en Goodbye Lenin. Tinc la sensació que res ha canviat però, en realitat note que alguna cosa ha passat sense adonar-me’n.

Em sembla que durant els meus mesos d’absència els actors han canviat el seu paper. Jo, que no veig eixos programes de telepredicadors i que necessite un partit obrer en lluita pels seus interessos de classe, em trobe sobrepassat per la realitat. Sí, sé que tot passa molt ràpid en esta vida, però ara algú ha xafat ben fort l’accelerador. El problema és que no sé cap a on és dirigeix qui porta el volant. No vull dir amb açò que em senta com un espectador, sinó que la majoria dels nostres dirigents, que ens parlen des de les talaies com si no visquérem en la nostra pròpia carn els problemes, porten unes quantes dècades prenent-nos per inútils.

Fa més de dos dècades ens clavaren en la surrealista doble-militància. Encara estic esperant que algú m’explique la diferència real entre un moviment social i polític amb un partit. Vinga! I per si fora poc, per a dirigir-me al poble he de passar per dos partits, un engendro de frikis i una coalició.

Sembla que a alguns els han entrat les preses i ens venen amb lemes com “ahora o nunca” com si el món s’acabara demà. Clar que hi ha emergència social, si no no estaríem ací! El que hem de fer es combatre-la sent conscients que és una lluita llarga i dura, i no vendre’ns com a solució màgica sense tindre unes bases sòlides per a lluitar i vèncer. En el meu poble anomenem aquesta manera d’actuar com “vendre fum”.  Llavors, dubte molt que les confluències tant ràpides siguen una solució, com tampoc tinc cap esperança en els programes, doncs ja sabem que el paper és molt sofrit.Què esperem transformar sense unes organitzacions polítiques i sindicals insertades en la societat, especialment en el teixit productiu?

Em pregunte si tenim tant en comú amb qui no es posiciona contra l’OTAN, la monarquia, les reformes laborals, les ETT, els acords amb el Vaticà o no està per la nacionalització dels sectors estratègics o de la banca? Dic jo, que per a això ja estava el PSOE, no? Precisament, molts dels qui ens criticaven pels pactes amb el PSOE són els qui ara parlen de la mateixa manera que aquest. A mi, sincerament, més igual pactar amb Vicent que amb Joan doncs la nostra vara de mesurar deuria ser guanyar terreny per a la nostra classe. I que ho faça en la pràctica i no fiant-nos del que pose al paper. O no hem escarmentat?

Tampoc m’importen les sigles com volen fer creure alguns. Ens diuen patriotes de sigles a qui portem un nom distint a cada procés electoral. Ací estem tractant de reactivar la lluita per part de la nostra classe en vegada de traure debats estèrils de sigles. Resulta que si ens dirigim com a partit a la societat i parlem de tu a tu amb la resta de forces polítiques som sectaris mentre que els qui han estat a l’altura de les circumstàncies són els tele-dirigents que s’han dedicat mitja vida a estar de càrrec en càrrec, muntant xiringuitos, adoptant llenguatges i programes allunyats de la realitat, pactant entre cúpules i organitzant consultes amanyades. És a dir, tot menys organitzar a la seua classe.

Espere que aquesta letargia de trenta anys no ens impedisca diferenciar entre si la nostra classe ha guanyat o ha perdut al final d’aquest espectacle.

A Christiane li arrabataren el seu món durant el coma. No m’agradaria que hui, en obrir els ulls, no trobàrem al Partit.

goodbye-lenin

Patriotas de siglas

A lo largo de nuestra historia, se nos ha acusado a los y las comunistas de multitud de cosas, desde ser utópicos idealistas a criminales materialistas pasando por ortodoxos y/o sectarios (muy de moda hoy), sin olvidar aquello del rabo y los cuernos.

Una de las últimas acusaciones que he escuchado es que somos “patriotas de siglas” pues nos aferramos a ellas por encima de todo lo demás.

He de decir al respecto que llevo doce años de militancia y que mi partido (el PCE) no ha presentado sus siglas a unas elecciones desde hace tres décadas. Durante mis años de afiliación hemos concurrido a las elecciones bajo siglas o denominaciones como IU-EU, Entesa, Compromís, Unidad Popular, Acord Ciutadà… y porque no ha habido más citas electorales.

¿Será por siglas o por lo del rabo y los cuernos?

Al final, con tanto sigla, me equivoqué y voté a la ONCE (chiste de Pajares).