Els morts que no importen

Per si no ho sabies, Espanya és el segon país del món amb més desapareguts després de Cambodja. Es calcula que unes 144.226 persones -com a mínim-, continuen desaparegudes mentre les seues famílies desconeixen el seu parador.

Poseu-vos en la pell dels fills i les filles, dels germans i les germanes, dels nets i de les netes. Penseu en els pares i les mares que han mort sense trobar als seus fills o filles. Imagineu el dolor en eixes famílies durant quasi 8 dècades.

Vuit dècades perquè els hereus dels feixistes que provocaren la guerra, molts d’ells descendents seus, no tenen una mínima humanitat. No han tingut suficient amb 40 anys de repressió i 40 de propina i impunitat dels seus crims. I és què el fet d’haver conservat el poder ha evitat que milers de famílies troben als seus i puguen acomiadar-los i donar-los un soterrament digne.

A pesar d’això, després de tants anys de dolor i d’una lluita exemplar, Ascensión Mendieta ha pogut soterrar son pare, Timoteo. Però la televisió pública ha preferit parlar de les fosses comunes de Colòmbia, no siga que l’audiència conega que Espanya també ocupa el número 2 en l’escalafó mundial de fosses comunes. Clar què, no resulta gens estrany en un país on s’homenatja a Rodolfo Martín Villa com a demòcrata, quan hi ha una ordre de captura internacional sobre ell per crims contra la humanitat. Eixe país on ens diuen que treure els morts de les cunetes és reobrir velles ferides.

DD0VdLkW0AAPn-6

Anuncis

El logro de Margaret Thatcher y la política actual

tonyblair-margaretEn una entrevista a Margaret Thatcher le preguntaron por su mayor logro. Su respuesta fue “Tony Blair y el nuevo laborismo”. Estoy seguro que si ahora mismo le preguntásemos a un gran accionista de una empresa del IBEX 35 la respuesta sería similar: haber convertido a su alternativa en una caricatura.

La cruda realidad es que han conseguido que no haya una alternativa visible a su sistema. Han reducido la oposición a su propio contenido, a una lucha de nombres eliminando la batalla ideológica. Tampoco olvidemos que las empresas del IBEX 35 y las multinacionales son también las propietarias de los mass media patrios y a su vez financiadores de algún que otro partido (unos con puertas giratorias y otros con horas de TV). A estas alturas casualidades pocas.

¿Qué oposición es aquella que no ataca al sistema capitalista, la OTAN, la monarquía o al concordato?  Una “oposición” que tampoco habla ya de nacionalizar la banca, las eléctricas y los sectores estratégicos, ni de cerrar las ETT, ni salir del euro, y que tiene un silencio cómplice ante los crímenes del imperialismo sobre los pueblos del mundo. Una oposición que reniega de la lucha de clases y que achaca los problemas a unos malos y corruptos gobernantes y no al sistema de explotación que lo genera todo. Ya saben a dónde conduce la antipolítica, la apatía y la falta de conciencia de clase unidas al paro y la precariedad en un momento de crisis sistémica. Sí, al fascismo. ¡Menuda oposición! ¿Qué alternativa es aquella que acaba diciendo prácticamente lo mismo que el discurso dominante (del enemigo de clase)? Es más, ¿cómo se atreven a decir que están creando hegemonía o que el miedo ha cambiado de bando? En mi pueblo a esto se le llama claudicar y vender la moto al mismo tiempo.

Lo peor de todo es que el sistema está barriendo del mapa y arrinconando a quienes sí plantean una alternativa mientras la clase obrera nos hundimos en la miseria. No ceder a los encantos del ciudadanismo y la nueva política te convierte en un sectario, ortodoxo y desfasado.

Debemos admitirlo: lo están consiguiendo pero no nos podemos permitir ser el Tony Blair de la Thatcher o dicho de otra manera, los nuevos títeres del capital.