La normalización del fascismo y los discípulos de Pío Moa

La normalización del fascismo y los discípulos de Pío Moa

Dicen que la historia la escriben los vencedores pero lo cierto es que de vez en cuando les toca reescribirla sin serlo. Este es el caso de la versión instalada en muchos cerebros a base de películas de Hollywood que muestran a los estadounidenses como los vencedores mientras ocultan la aplastante victoria soviética sobre los nazis en la II Guerra Mundial. Prueba de ello es la conocida encuesta sobre quién ganó esta guerra.

Reescribir la historia o mejor dicho, tergiversarla, es lo mejor que saben hacer las clases dominantes cuando les horroriza un hecho histórico con tal de que no se vuelva a repetir. Para ello son necesarios muchos documentales, películas, libros e ingentes recursos económicos para pagar a tanto mercenario.

En el actual contexto, producto de una correlación de fuerzas concreta, están normalizando el fascismo tras haberlo banalizado en medio de una crisis sistémica que hace estragos en la clase obrera mientras lo poco que quedaba de izquierda se inmola. Esto es, están preparando el terreno por lo que pueda venir pues el capital sabe que no hay salida a la dolorosa situación de la clase trabajadora en su sistema.

No obstante, no podemos olvidar que a pesar de la campaña de los medios por normalizar el fascismo, ya vivíamos en un Estado en el que la Fundación Francisco Franco eslegal y además recibe dinero público. Fundación que ha estado a punto de ser nombrada “fallero de honor” por una comisión fallera recientemente. ¿Se imaginan la Fundación Adolf Hitler en Alemania? ¿O una calle dedicada a Heinrich Himmler en Berlín? ¿Y un mausoleo fascista en Italia donde esté enterrado Benito Mussolini?

A pesar de que la RFA estuviese plagada de altos cargos nazis, la victoria soviética y su influencia hizo impensable cualquier tipo de homenaje o culto al nazismo en público hasta en el otro lado del muro. Puede que esa sea la diferencia, pues aquí fue el fascismo quien venció la guerra e instaló su régimen fascista durante cuatro décadas, sin olvidar que el partido del gobierno actual fue fundado por un ministro franquista. Por ello, no podemos ignorar la huella que dejó el fascismo en esos cuarenta años ni mucho menos que el poder de la actual democracia burguesa sigue en manos de los mismos que lo tenían durante la dictadura. Pero esto no nos debe llevar a caer en el error de menospreciar la lucha por la democracia y los derechos y libertades que tanto costaron, y menos con la correlación de fuerzas actual, bastante más desfavorable que aquella. Lo que no podemos hacer es ignorar la naturaleza del Estado ni la diferencia entre poder y gobierno.

Por todo esto, no es raro ver ejercicios lamentables de manipulación de la historia como el que hace unas semanas publicó el semanario Crónica sobre un pucherazo en las elecciones del 36 llegando a plagiar de paso al mismísimo intelectual comunista Josep Renau. Tampoco podemos extrañarnos de que estos mismos medios de manipulación de masas se muestren del lado de una nazi que recibió una paliza por ser la organizadora de cacerías contra homosexuales, migrantes o rojos, o que se solidaricen con un jugador fascista y criminalicen a la digna y ejemplar afición Rayo Vallecano que ha impedido su fichaje. Mucho menos de que alguien como Manuela Carmena asegure que esto debería decidirlo la justicia después de hacer homenajes a los nazis húngaros o mostrar apoyo al golpista Leopoldo López.

No debemos ignorar que cuando la clase dominante trata de tergiversar la realidad o reescribir la historia suele recurrir a personajes otrora contrarios o enemigos para conseguir mayor credibilidad. ¿Qué sería de un documental anticomunista sin un antiguo militante que acepta en primera persona el relato de la contrarrevolución?

A pesar de que nos habíamos tomado a risa lo de Pío Moa y por difícil que parezca, hay gente que se lo cree. Así que imagínense cuando un dirigente de la izquierda actual despotrica contra la URSS o menosprecia la lucha antifranquista y a su propio partido.

Si ignoramos la correlación de fuerzas y que vivimos en un Estado burgués es normal que nos resulte extraño todo esto. Por eso no podemos contribuir con ambigüedades ni a la banalización del fascismo ni a su normalización reescribiendo la historia como auténticos discípulos de Pío Moa.

kalve

Anuncis

Les sigue doliendo, Comandante

Les sigue doliendo, Comandante

Han pasado cinco días y los mass media continúan tratando de desprestigiar a Fidel, a la revolución, al socialismo y al comunismo. No dan tregua. Aprovechan hasta los programas de la prensa rosa para hacerlo. Es lo que tiene ser los perros que suelta el amo cuando alguien se sale del redil. Es lo que tiene ser todo lo contrario a quien se mantiene fiel a sus principios y da una de las mayores lecciones de dignidad de la historia.

El pueblo cubano, con sus aciertos y errores –que no luces y sombras- lleva más de medio siglo plantándole cara al capitalismo y al imperialismo con una gran demostración de solidaridad internacionalista. Así que pocos están en condiciones de darles lecciones a pesar de los ambiguos mensajes de algunos, que un día apoyan a la revolución y a la mañana siguiente dicen esperar cambios y democratización. Es lo que tiene que el amo te dé la tarea de captar el descontento (venga de donde venga) y a su vez liquidar a la izquierda.

Pero la realidad es la que es y esta vez los voceros del capital lo están teniendo verdaderamente difícil.Todos suenan al unísono pero desafinando y quedando retratados. Y si no escuchen el ridículo de Herrera entrevistando a Norverto Fuertes.

La pregunta que deberíamos hacernos es por qué ladran de esta manera por un país tan pequeño y lejano. La respuesta es muy sencilla: porque Cuba sí ha construido una alternativa al capitalismo y porque el comunismo sigue siendo su peor pesadilla a pesar de que la izquierda esté prácticamente desaparecida en nuestro país. El capital sabe que en una crisis sistémica como la actual, la batalla ideológica cobra especial importancia. De ahí la necesidad de saber defender la Revolución cubana así como a todas las experiencias y luchas revolucionarias de la historia de manera honesta, clara y sin demagogias. Un buen ejemplo es la iniciativa de la Comisión del Centenario de la Revolución Socialista de Octubre.

¿Por qué? -porque les sigue doliendo, Comandante.

¡Hasta la victoria, siempre!

cyimg_zxuagopgp-jpg-large

Quítate de enfrente…

Cuando nuestra crítica se dirige a las políticas llevadas a cabo por un partido que no sea el PP, se nos acusa con facilidad de confundirnos de enemigo y dividir a “la izquierda”.

Lejos de preocuparse porque su partido haya aprobado una reforma laboral nociva, o reformado con nocturnidad y alevosía la Constitución junto al PP, el problema es que nosotros nos posicionemos en contra y no nos resignemos a poner el culo en pompa. Señores, nuestro problema principal no radica en si es un partido u otro el que nos aplique medidas antiobreras sino las propias medidas vengan de donde vengan. ¿A caso no tenemos derecho a denunciar públicamente a quien nos perjudica gravemente? ¿Qué pasa, que descubrimos que cada vez hay menos diferencias entre unos y otros?

Al final les digo lo mismo que la canción de Rosendo Mercado: “quítate de enfrente que yo estoy tirando al plato”.

Els dirigents “io-io”

Els dirigents “io-io”

Resulta evident que la política actual camina per una espiral cada volta més decadent. Un dels trets més característics d’aquest procés de putrefacció és l’exaltació del personalisme dels polítics per damunt de les organitzacions, d’allò col·lectiu. Un fet que va camí de convertir-se en quelcom perillós. Una espècie de nou caudillisme en el que els militants acaben actuant com fans d’una estrella del pop internacional. Una mena de culte a una personalitat ambigüa, equidistant,  i potenciades pels mitjans de manipulació de masses.

No és que ens dirigim cap a un model feixista com el dels vencedors de la guerra, sinó a un distint, perfeccionat i adaptat a les necessitats actuals del capital per seguir explotant i endurint les condicions de vida de la classe obrera i dels sectors populars.

La naturalesa repressiva de l’Estat com a ferramenta de la classe dominant no precisa únicament de la porra i del fuet, doncs també ostenta el control i la creació de pensament amb els mitjans de comunicació, el sistema educatiu i les sectes. Instruments, que junt a una taxa d’atur que no baixarà del 20%, un treball cada cop més precari i la pèrdua de drets i llibertats, ajuden a instal·lar la por i la resignació en les nostres vides.

És en aquest panorama on sorgeix un ventall d’opcions polítiques, aparentment diverses però antiobreres, amb líders aixecats pels mitjans i que no paren d’augmentar el seu poder.

Exemples.

  • Un secretari general d’un partit destitueix el secretari d’organització sense passar per cap òrgan i a més a més, amb una escrit que el defenestra públicament.
  • Candidats que actuen per damunt dels secretaris generals i que donen la seua opinió en els mitjans abans que en els òrgans, condicionant greument els debats posteriors.
  • Propostes que es presenten des del propi partit com a propostes del “líder”. Exemple: “X propone una ley para…”
  • Una forma d’elecció de candidats en la que qualsevol que es registre per Internet (l’enemic inclòs) pot votar. I ja sabem qui guanyarà: el que ix a la TV. Per a què militar si puc votar des del sofà?
  • Paperetes electorals amb la cara del candidat. Mai haguera imaginat que veuria una cosa semblant.
  • Dirigents que qüestionen la trajectòria del seu partit públicament des dels mitjans de comunicació i les xarxes socials per tal de condicionar-lo. Una actitud infantil o perversa, especialment quan es tracta d’organitzacions obreres, ja que es menysprea a les persones més honrades i que més han lluitat per un món millor.
  • I el pitjor de tot: la legió de fans. Seguidors que no qüestionen críticament el que diu el líder i que combaten amb vehemència aquells que sí ho fan, recorrent a mots com “casta”, “ortodox”, “sectari”, “anquilosat” i un llarg etcètera.

Aquests no són ni dirigents ni líders. Tampoc són semidéus com creuen ser. Són només titelles.

I no podem dependre d’elles.

cambio

El canvi i el recanvi

Vos proclameu defensors de la sanitat, l’ensenyament i la resta dels serveis públics aquells que reformareu l’article 135 de la CE. Ah, i els que retardaren l’edat de jubilació als 67 anys se vos podria caure la cara de vergonya quan parleu d’Estat de Benestar!
canviAfirmeu que treballeu per allò públic quan heu privatitzat (regalat) la majoria de les empreses públiques.
Dieu defensar els treballadors i treballadores els qui heu aplicat reformes laborals antiobreres i heu legalitzat l’esclavisme de les ETTs.
S’atreviu a parlar de la sobirania nacional els qui heu clavat Espanya en l’OTAN i permeteu que tinguen bases al nostre territori i ens claveu en guerres imperialistes, sense oblidar que esteu permetent les maniobres del Trident Junckture.
Parleu de defensar al poble però només rescateu als bancs i sou incapaços de solucionar el problema de la vivenda.
cambioDieu que tenim llibertat de premsa, però només la poden exercir aquells que tenen capital suficient o vosaltres, que utilitzeu els mitjans públics per al vostre benefici.
Vos feu els grans quan dieu que ens heu reconegut drets socials i laborals, com si no ho haguéreu fet sempre pressionats! Tampoc puc oblidar-me dels salva-pàtries que amaguen que els drets s’han aconseguit només amb lluita, que molts pagaren amb tortures, repressió o inclús amb la mort.
Sabeu que amb este sistema anem a continuar empitjorant les nostres condicions de vida i que l’atur i la precarietat seguiran en l’ordre del dia, però preteneu mantenir-nos amb “il·lusió i esperança del canvi”, com si no portàrem 40 anys amb eixe conte.
És curiós, tots sou el canvi, des dels porteu 40 anys enganyant-nos fins als que voleu substituir-los.

Cartells en blanc i negre

“Una campanya electoral no està a l’abast d’un home honrat.” Senyor Burns (The Simpsons)

Demà imprimirem uns cartells i unes revistes per a explicar la política de la nostra organització i donat que els recursos són escassos, ens hem de limitar a imprimir en blanc i negre. Ens és impossible arribar a més.

p.rep.simpsonsDes que sóc militant m’he fixat durant les campanyes electorals en els cartells i els programes dels distints partits, ja que fora de les campanyes és molt difícil trobar publicacions regularment com les del meu partit. Em crida l’atenció tant la qualitat com la quantitat dels cartells i els pamflets electorals. Des del respecte als afiliats a estos partits, m’agradaria saber si es qüestionen d’on apareixen tants diners.

Després de que els mitjans de comunicació i els seus propietaris destaparen tants casos de corrupció després d’haver-los ocultat durant anys, ha aparegut el debat sobre el finançament dels partits. Des d’aleshores han aparegut certs experts de la “nova política” que diuen que “no és honrat” demanar un crèdit a un banc. Que jo sàpiga, la meua hipoteca la pague amb el meu treball i el de la meua companya. Si la vivenda no està garantitzada i no hi ha una banca pública és precisament perquè als partits que han governat i als seus propietaris els ha interessat econòmicament que aixi siga. El problema és que aquests “nou-polítics que van d’honrats” pretenen que confonguem entre demanar un crèdit i que ens el condonen. Una pretensió que indica que aquests “nou-pensants” són de tot menys honrats. És més, es presenten com a “transparents i nets” per rebre donacions de “ciutadans” i no de bancs i exposar-ho a una web. Se’ls haurà oblidat que el finançament irregular dels grans partits és en negre i estes coses no apareixen a la declaració de la renda? I si el “ciutadà” que fa una aportació d’uns quants milers d’euros és Roig o Slim?barcAh! i què dir del que costa un minut de propaganda a les televisions del poder econòmic? De veritat hi ha persones tan ingènues que creuen que els mateixos bancs i grans empreses regalen fins i tot programes sencers? Pot ser açò ho sabran millor els qui van a la festa d’aniversari del magnat Roures.

Tornant a les formes de pagament legal, podríem debatre sobre les quantitats, però estic segur que les campanyes d’entre 18 i 20 milions d’euros no estan a l’abast de persones honrades. Al mateix temps, una desigualtat tan gran entre unes formacions i altres a l’hora d’explicar la seua política, esborra tota possibilitat de democràcia. Però no ens despistem, aquesta desigualtat és el producte d’un sistema de producció que crea cada volta més desigualtat. No podem ser tan ingenus com per a pensar que pot existir una democràcia real en un sistema basat en l’explotació de l’home per l’home. Siga quina siga l’estratègia o la tàctica, no devem oblidar mai que eixe és el problema principal.

Demà repartirem les nostres humils revistes, pagades del nostre treball… com tot!

Air France y la violencia

Air France y la violencia

*traducido automàticamente

Algunos informativos empezaron ayer alarmados por la violencia de los trabajadores de Air France contra los directivos de la compañía.

Las imágenes que acompañaban la noticia eran, en la mayoría de los casos, las de los dos directivos que huían de las instalaciones con las camisas rotas entre una nube de guardaespaldas que trataban de protegerlos. La noticia y las imágenes corrieron en pocos minutos por todo el mundo, tiempo suficiente para que tertulianos y “expertos” condenasen la violencia de los trabajadores.

Uno de los más escandalizados fue el primer ministro francés, Manuel Valls, que a pesar de llamarse socialista, no se ha alarmado en ningún momento por que una empresa despida a casi 3.000 trabajadores. Conviene recordar la definición de socialismo según la RAE: “Sistema de organización social y económico basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y en la regulación por el Estado de las actividades económicas y sociales, y la distribución de los bienes.”

afEvidentemente, Valls no es socialista, sino más bien todo lo contrario. Consecuentemente con esto, cuando se produce un conflicto entre clases tan claro como este en el que no hay espacio para medias tintas, él se posiciona con los suyos, al igual que los tertulianos y “expertos” que aparecen en los medios (propiedad del gran capital, claro). El problema fundamental de toda esta cuestión es con quién se identifica un trabajador o una trabajadora cuando ve las imágenes del conflicto: o con los/as trabajadores/as, que son los únicos que producen la riqueza; o con los que viven a costa de ellos parasitariamente y que encima no dudan en despedirlos para aumentar sus propios beneficios.

Lo que está claro es que el telediario no dirá que esas camisas caras y desgarradas ya estarán a estas alturas sustituidas con la “calderilla” que llevarían en los bolsillos. Tampoco dirán que ahora estarán en sus mansiones tranquilos contemplando cómo han pasado de verdugos a víctimas para muchos gracias a unos minutos de TV. Muy posiblemente habrán terminado la noche brindando con Moët & Chandon. Es más, seguro que en la próxima reunión en que plantean despedir a miles de trabajadores, contarán con un servicio de protección más seguro y que no tendrán dificultades para apalear obreros, aunque no aparecerá en los informativos.

Me gustaría que los que se escandalizan y condenan la violencia de los trabajadores, condenaron una violencia mucho más dura, como es la de despedir a miles de obreros que en muchos casos se verán con dificultades para obtener el pan para sus hijos. Claro está que, ni los tertulianos ni el primer ministro Valls tendrán la mínima consideración hacia los obreros, pero, ¿y tú? ¿Qué harías si juegan con el pan de tus hijos? ¿Con quién te identificas?