Qui actua com un feixista…

Tindre consciència de classe i organitzar-se d’acord amb ella no resulta gens fàcil. Anar en contra d’un sistema sense oponent des de la caiguda de la Unió Soviètica suposa tindre enfront a l’enemic més important, al més poderós.

La decisió d’organitzar-se en un partit i/o un sindicat obrer t’assegura ser assenyalat, ridiculitzat, menyspreat i perseguit. Per contra, formar part d’un partit del sistema redueix el maldecap a les lluites per la gestió de les institucions burgeses i/o per quatre poltrones i compra-vendes, a pesar de les formes altisonants i aparentment contraries entre les distintes opcions sistèmiques.

Si bé el sistema ofereix una varietat de partits o plataformes, a l’hora de la veritat podem comprovar on es situen: sempre en defensa dels interessos de classe del capital front als de la classe treballadora.

A pesar dels discursos ‘esquerrans’ o d’unes sigles obreres històriques, coneixem de sobra les trajectòries de cadascú: reformes laborals, privatitzacions, concordats amb l’Església, retallades de drets bàsics, ETT’s, reconversions, venda de sobirania, repressió, creació de bandes armades i participació en guerres imperialistes. En definitiva, atacs constants a la classe obrera contrarestats mínimament amb alguna reforma social ja demandada per amplies capes de la societat.

La pregunta que em faig és: com calla la militància d’aquests partits davant tot açò? De segur que tenen molt a vore els mass media que estan darrere del partit. De la mateixa manera entenc que també ho tenen altres en que milions de persones preferisquen votar a corruptes. Però hi ha una diferència important entre votar cada quatre anys l’opció que més t’agrade i ser militant d’una organització ja que mentre formes part d’aquesta eres responsable d’ella. Per això em cansen els arguments de gent que s’eximeix de les seues responsabilitats mentre les carrega als votants d’altres, la qual cosa només correspon a les lluites viscerals entre hooligans de diferents equips.

Sincerament, si el meu partit atacara els meus interessos de classe, romandria en ell el temps que tardara en tramitar-se la meua baixa.

todo okultoI és ací on està el quid de la qüestió: on es situa cadascú en la lluita de classes. Per això quan es produeix un conflicte laboral, només es posicionen amb el treballador quan els afecta personalment o quan es pot atacar a l’adversari polític. Però mai per consciència de classe.

El pitjor de tot és que quan es destapen els arguments oportunistes apareixen els insults i les desqualificacions personals cap als treballadors. Un comportament purament feixista que no hem de tolerar de cap manera. Ni ací ni enlloc. Llavors deurem tindre clara una regla d’or: qui actua com un feixista és un feixista.

Els morts que no importen

Per si no ho sabies, Espanya és el segon país del món amb més desapareguts després de Cambodja. Es calcula que unes 144.226 persones -com a mínim-, continuen desaparegudes mentre les seues famílies desconeixen el seu parador.

Poseu-vos en la pell dels fills i les filles, dels germans i les germanes, dels nets i de les netes. Penseu en els pares i les mares que han mort sense trobar als seus fills o filles. Imagineu el dolor en eixes famílies durant quasi 8 dècades.

Vuit dècades perquè els hereus dels feixistes que provocaren la guerra, molts d’ells descendents seus, no tenen una mínima humanitat. No han tingut suficient amb 40 anys de repressió i 40 de propina i impunitat dels seus crims. I és què el fet d’haver conservat el poder ha evitat que milers de famílies troben als seus i puguen acomiadar-los i donar-los un soterrament digne.

A pesar d’això, després de tants anys de dolor i d’una lluita exemplar, Ascensión Mendieta ha pogut soterrar son pare, Timoteo. Però la televisió pública ha preferit parlar de les fosses comunes de Colòmbia, no siga que l’audiència conega que Espanya també ocupa el número 2 en l’escalafó mundial de fosses comunes. Clar què, no resulta gens estrany en un país on s’homenatja a Rodolfo Martín Villa com a demòcrata, quan hi ha una ordre de captura internacional sobre ell per crims contra la humanitat. Eixe país on ens diuen que treure els morts de les cunetes és reobrir velles ferides.

DD0VdLkW0AAPn-6

Diálogo sobre la normalización de comportamientos fascistas

Diálogo sobre la normalización de comportamientos fascistas

(extracto del artículo La banalización del fascismo y el cuento del lobo)

Sturmabteilung

-¿Qué pensarías de un dirigente del PP si dijese que si no votasen los mayores de 45 años ganarían ellos?

-Que no es un demócrata.

-¿Y si trata como bobos a quienes no le siguen la corriente?

–Que no les convencerá nunca y por eso los criminaliza.

-¿Y si dijese que quitaria las pensiones a los votantes de otro partido?

-Que me recuerda a aquellos que excluían a los judíos o a los negros.

-¿Y si asegura que no hay alternativa al capitalismo?

-Que no va a combatirlo.

-¿Y si ve normal que se rescate a las autopistas?

–Que es neoliberal.

-¿Y si se burla de la izquierda y asegura que ésta no ha cambiado nada en 25 años?

-Que es de derechas.

-¿Y si niega que la movilización sirva para cambiar la realidad?

–Que es un conservador.

-¿Y si renuncia al derecho al aborto por rédito electoral?

–Que debe ser del Opus Dei, mínimo.

-¿Y si negase la lucha de clases?

-Que es un burgués o un estafador.

-¿Y si menosprecia a los trabajadores menos cualificados?

–Que es un clasista.

-¿Y si hiciese monumentos a los nazis húngaros?

-Que en su momento hubiese hecho lo mismo que los nazis húngaros.

-¿Y si habla de “democratizar” Cuba y te alegras de la muerte de Fidel?

–Que es de la gusanera.

-¿Y si asegura que el comunismo fracasó?

–Que es un anticomunista de manual.

-¿Y si los mas media del capital le “regalan” platós?

–Que es a cambio de algo.

-¿O qué pensaríamos si considera un drama que los yihadistas pierdan una guerra después de asesinar a 192 en su propia ciudad?

-Que no tiene ni memoria ni escrúpulos.

-¿Y si pidiese a gritos bombardear otros países en connivencia con el imperialismo?

-Que está del lado del imperialismo.

-¿Y si además lleva en sus listas a un ExJEMAD que arrasó un país africano?

 -Que está de acuerdo con sus crímenes.

.¿Y si hiciese chistes macabros con el holocausto?

-No sé, pero a mí se me revuelven las tripas con tal canalla.

El títere del “mal menor” o cómo elegir entre el original y la copia

El títere del “mal menor” o cómo elegir entre el original y la copia.

El pasado jueves me encontré a la mayoría de compañeros/as del trabajo preocupados por la victoria electoral de Donald Trump en los USA.

-¿Qué va a pasar ahora? – me preguntó un compañero.

-Que Estados Unidos continuará invadiendo y saqueando países y teniendo bases militares en sus países-sucursales como el nuestro.- Respondí.

Evidentemente, es preocupante que un discurso tan claramente xenófobo y fascista consiga un apoyo tan grande. No obstante, esto no quita que su contrincante, a pesar de no tener un discurso tan nítido, no sea de la misma calaña. De hecho, muchos desconocen o no quieren conocer su “llegamos, vimos y murió”, después de arrasar Libia. A veces me da la sensación de que nos encontramos en el mito de la caverna eligiendo continuamente al títere del “mal menor”. Un títere manejado por los mismos y que al final resulta ser una copia del “mal peor”.

Los medios de manipulación tratan de decantar la opinión pública a favor de un candidato determinado que cumpla con los intereses de clase de sus propietarios, como es lógico. Pero no nos engañemos, en este juego de “el mal menor” también necesitan un antagonista, ideológicamente insertado hasta la médula en el sistema pero con un discurso aparentemente fuera de él. Un antagonista (Trump) al cual los medios ofrecieron ‘gratuitamente’ un espacio de tiempo de TV valorado en 2.400 millones de dólares hasta mayo. Una inversión así no se hace por error ni por descuido, pues ambos candidatos son del sistema a pesar de que pertenezcan a una facción u otra de la clase dominante. Tampoco caigamos en la falacia de que gozan de minutos por la audiencia pues los medios son en esencia una inversión en ideología (y si no miren la deuda de PRISA y sus accionistas). El “todo atado y bien atado” no es exclusivo del Reino de España.

Realmente tenemos un problema cuando nadie se escandaliza cuando un dirigente político supuestamente progresista advierte de que en nuestro país no existe extrema derecha “porque estamos nosotros”. Esto es, no existe porque alguien cumple con su papel. En un periodo de crisis capitalista, cumpla o no la izquierda su papel, las organizaciones filofascistas aparecerán y no como los hongos. Aquí nada es casual. Un error en gran parte de la izquierda es pensar que con una izquierda con un discurso claro no aparecería una respuesta del capital. El capital prepara siempre el terreno político ante una amenaza, por muy lejana que parezca. Otra cosa es que la izquierda esté ausente y todo sea más fácil para el capital.

Es por todo esto necesario recordar que la “izquierda” aupada por los medios del capital ha centrado su discurso en la corrupción que durante décadas han ocultado esos mismos medios, como si la crisis tuviese su origen en los políticos corruptos y no en el propio sistema. Una “izquierda” que ha renunciado a la lucha de clases e incluso renegando de la propia existencia de las clases sociales. Una supuesta “izquierda” que ha abandonado el internacionalismo y ha apoyado golpes fascistas o guerras imperialistas y que luego acusa de fascistas a otros. Pienso que no es necesario recordar en profundidad las formas aparentemente obreras que adoptó el fascismo en los años 30.

La clase obrera, la principal perjudicada por la crisis y harta de ello no ve salida a su situación. Desconfía de la política, en parte por los mensajes antipolíticos y de la corrupción. No se moviliza porque “pensar que las cosas se cambian en la calle es un error”. Una clase obrera que ante discursos aparentemente diferentes entre izquierdas y derechas pero que son iguales en el fondo, acaba esperando salvapatrias. Alguien que venga y ponga “orden”.

Que nadie se escandalice cuando al final, tal y como se está demostrando, prefieren el original a la copia.

lider5

 

 

 

 

 

La legitimació de la repressió de l’Estat

La legitimació de la repressió de l’Estat

Quan parlem de la <<repressió de l’Estat>> sembla que oblidem que la naturalesa de qualsevol Estat és repressiva en sí y que és una ferramenta de la classe que té el poder. Llavors, s’ha de tindre clara la diferència entre un Estat capitalista i un socialista i al mateix temps estudiar cada cas en el seu context.

En el nostre cas, vivim en una democràcia burgesa que arranca a finals dels anys 70 enmig de la guerra freda en el bloc occidental. Un sistema mínimament democràtic que va néixer gràcies a la lluita contra una dictadura feixista de quasi quatre dècades. Una lluita duta a terme principalment pel PCE i les Comissions Obreres i amb el suport que suposava la existència de la Unió Soviètica a nivell internacional. A pesar d’aconseguir determinades conquestes (algunes realment importants), ni el poder econòmic ni el polític canviaren de mans. A més a més el feixisme ha quedat impune des d’aleshores. Però hem de ser conscients de que si en aquell moment no es pogué aconseguir més a pesar de contar amb més de 200.000 militants comunistes i un gran bloc socialista al món, difícilment podem parlar de grans conquestes en l’actualitat sense tornar a tindre, com a mínim, un partit de tals dimensions. Les explicacions en base a traïcions i debilitats les deixem per a altres, ja que és la típica tàctica del rei que defenestrava al seu antecessor per tal de ser més popular.

Tenint en compte que el poder no ha canviat de mans i que seguim vivint en un Estat burgés no podem oblidar que les entranyes del propi Estat són les mateixes que dirant el feixisme ja que pertany a la mateixa classe dominant a pesar de que canvien les formes. És per això, que en un moment de crisi del sistema de producció capitalista en el qual la classe obrera no té pràcticament res organitzat per fer-li front, l’Estat està en condicions de mostrar la seua naturalesa de manera més oberta per tal d’avançar-se a futurs conflictes (de classe).

Si bé durant la democràcia s’ha eliminat la pena de mort o la cadena perpètua, la repressió no ha deixat d’existir. Són de sobra coneguts els casos de violència policial, escoltes, persecucions, pallisses, assassinats, segrests, amenaces i fins i tot la creació de grups terroristes. Com he dit abans, no podem oblidar mai on estem. Tampoc que la repressió no és solament física sinó també psícológica. Al fet de marginar, desprestigiar i coaccionar constantment les posicions anti-sistema des dels mitjans de comunicació, s’ha d’afegir la cultura que legitima la violència extrajudicial dels cossos repressius. En quantes pel·lícules o sèries policials es ressol un cas sense recórrer a mètodes repressius fora de la llei? Tampoc són poques les que fomenten l’atac preventiu i la ridiculització dels mètodes democràtics d’una societat avançada. Això sí, deixen un petit espai per al compte “no violent” dels equidistants, que veuen igual a l’atacant que a l’atacat que es defensa legítimament. És a dir, igualen opressors i oprimits, dominants i dominats i el que realment estan fent és contribuir involuntàriament a la massacre.

En definitiva, la repressió de l’Estat està legitimant-se i desarmant al dissident constantment a través de l’altra pota de l’Estat, la creació de pensament. Ací radica la importància de no oblidar on estem ni qui és qui si no volem contribuir a la nostra pròpia desfeta.

La plegaria de la no violencia

La izquierda bufona

En un momento en el cual gran parte de la izquierda niega la lucha de clases, quienes nos oponemos a tal hecatombe solemos recurrir a las palabras del magnate Warren Buffet cuando afirmó que “la lucha de clases sigue existiendo, pero la mía va ganando”. Tengo la sensación de estar ante un sketch superrealista cuando veo a quienes han tratado de vender el fin de la historia o la inexistencia de la lucha de clases sociales reconociéndolo su mentira con sorna. Desgraciadamente no es para reirse, pues hacen estas afirmaciones porque no tienen nada serio enfrente.

gilaPor su parte los medios de comunicación (los grandes creadores de pensamiento y manipulación de masas) continúan con su “nueva era”. Como bien me dijo un gran amigo hace un par de años, el sistema ha adoptado un modelo político a lo Inditex: oferta distintos tipos de tienda y estilos para llegar al máximo número de consumidores aunque todo pertenezca al mismo explotador. Si ya no sirven los dos partidos “tradicionales” para abarcar a la inmensa mayoría de los votantes pues se añaden dos o tres más y sanseacabó. Ante las penurias que pasa la clase obrera, la principal función de los mass media es evitar que el sistema capitalista quede al descubierto como causa y a su vez ofrecer esperanza de que votando la cosa cambiará sin organizarse. De ahí que desde hace unos años han ido destapando muchos casos de corrupción (que antes ocultaban) en los que siempre nos muestran al corrupto pero no al corruptor. También desde entonces las tertulias políticas han ocupado más y más tiempo en las parrillas televisivas, incluso en prime time. Tal y como afirmé en una reflexión hace meses, el capital está soltando lastre.

¿Qué ha hecho la izquierda ante estos movimientos? -regalar la lucha por la hegemonía, renunciar a la lucha de clases, autodestruirse y venderlo como una victoria. En vez de denunciar y desmontar el nuevo círculo mediático de payasadas diarias que lavan la cara al sistema, se participa en él como si no hubiese tareas más urgentes. Además los líderes no participan en él para aprovechar 30 segundos para animar a luchar y organizarse. No, porque no les hace falta. ¡Sonrían, porque estamos en el circo! Tertulianos, expertos, analistas y algunos dirigentes que no dirigen absolutamente nada debatiendo sobre quién ha ganado y quién ha perdido las elecciones. La respuesta era muy sencilla: los mismos de siempre en ambos casos.

El discurso dominante es más dominante hoy que hace una década, con lo difícil que era superarlo. La imperceptible fascistización de la sociedad sigue su avance mientras nos dedicamos a hablar del tiempo que hace o de que el miedo cambia de bando o de banco, ya no sé. Sinceramente, pienso que hemos perdido una oportunidad de volver a disputar la lucha por la hegemonía. Pero que nadie se confunda y caiga en el error infantil del “ahora o nunca”. La vida sigue.

Lamentablemente el sistema está saliendo reforzado a pesar de que aumente el grado de explotación y esto se debe en gran medida a la autoflagelación de la izquierda. Una izquierda capaz de negarse a sí misma, de asumir el pensamiento del contrario, de camuflarse, de no hablar claro ni de lo que debería. Una izquierda que como José Antonio ahora es “ni de izquierdas ni de derechas”; que en vez líderes tiene mesías y que busca fans y hooligans en vez de militantes; que se presenta como lo nuevo frente a lo viejo y reniega de quienes regaron con sangre este país por luchar por una vida más justa. Una izquierda que dice simplificar el lenguaje para que el resto podamos entender a semejantes iluminados; hablar en el “idioma de la gente de a pie” mientras lo que realmente dice es lo mismo que el “cuñado” pero con un lenguaje académico o que simplemente se dedica a dar discursos pedantes que no dicen nada. Una izquierda que practica la equidistancia ante las injusticias y que calla ante los crímenes de la OTAN. Una izquierda que calla ante los abusos laborales; que habla de ciudadanos y no de trabajadores/as; que asume que nuestros males vienen por unos malos y corruptos gobiernos y no por un sistema económico, social y cultural que nos explota y aplasta. Una izquierda que frente a todo ello nos ofrecen una solución electoral sin movilización ni organización, llegando incluso a afirmar que con ellas no se ha conseguido nunca nada.

Esta es la izquierda que niega la lucha de clases: la izquierda bufona. Lástima que no me haga ninguna gracia. Será que no me gustan las payasadas.

El miedo no ha cambiado de bando

El miedo no ha cambiado de bando

A poco de comenzar la campaña electoral, el presidente de la patronal ha dicho que “el trabajo fijo y seguro es un concepto del siglo XIX”. Unas declaraciones que indican claramente que no tiene ningún miedo a lo que pueda salir de las urnas. “Lo importante es que veo que ningún partido destrozaría la política económica actual” –dijo el pasado diciembre en una entrevista para El Mundo-. Recuerdo a este personaje decir que “ojalá convenciéramos a los indefinidos para bajar ciertos derechos y dárselos a los temporales”. Vaya, un burgués tratando de establecer divisiones entre la clase obrera para enfrentarla entre sí. Toda una novedad.

Es curioso como últimamente se recurre al siglo XIX o a “lo viejo” para desprestigiar. Los derechos, las libertades, las luchas y organizaciones obreras son cosas obsoletas y desfasadas. En cambio, lo más moderno es un sistema que no encuentra otra salida que dirigirnos hacia el siglo XIX (y en serio). Y es en ese viaje a sus recuerdos de infancia donde se encuentran con su peor pesadilla, la clase obrera organizada capaz de conquistar el poder y construir alternativas serias. De ahí que durante esta crisis económica vuelvan a ver comunistas por todas partes. ¡Que vienen los comunistas!

Decía Marx que la historia se repite dos veces, la primera como tragedia y la segunda como farsa. En este caso la “caza de brujas” tiene pinta de parodia surrealista en la que los acusados de comunistas no se dan por aludidos. El problema es que las carcajadas se deberían acabar cuando algunos dirigentes son incapaces de entender que están convirtiendo el término “comunista” en un insulto. Pero ellos siguen sonrientes porque vamos a “ganar” unas elecciones. Sí, acertaste con lo de la farsa, querido Karl.

Durante una cacería, Franco le preguntó a Luis Miguel Dominguín cuál de los tres hermanos era el comunista y éste le respondió: “Los tres, mi general”. Aunque él no fuese comunista (ni de lejos), demostró gran valentía por su hermano Domingo, que sí lo era. En cambio, nuestros “hermanos” o “compañeros de viaje” son incapaces de defendernos de los ataques fasciosos, a pesar de tener libertad para hacerlo (de momento). Bien pensado, el problema ahora no debería ser la actitud de la socialdemocracia históricamente ante los fascismos (ni que nos sorprenda) sino la incapacidad de muchos dirigentes para ver lo que está pasando.

Si Niemöller volviese a escribir su famoso poema actualmente (en esta farsa) podría quedarle más o menos así: <<cuando los nazis vinieron a por los comunistas, ni ellos mismos se enteraron. Fin>>.

Evitémoslo. Hagamos que su pesadilla vuela a ser una realidad. Reconstruyamos ese partido comunista que tanto necesitamos. Hagamos que el miedo cambie de bando, pero de verdad.

La plegaria de la no violencia