Les sigue doliendo, Comandante

Les sigue doliendo, Comandante

Han pasado cinco días y los mass media continúan tratando de desprestigiar a Fidel, a la revolución, al socialismo y al comunismo. No dan tregua. Aprovechan hasta los programas de la prensa rosa para hacerlo. Es lo que tiene ser los perros que suelta el amo cuando alguien se sale del redil. Es lo que tiene ser todo lo contrario a quien se mantiene fiel a sus principios y da una de las mayores lecciones de dignidad de la historia.

El pueblo cubano, con sus aciertos y errores –que no luces y sombras- lleva más de medio siglo plantándole cara al capitalismo y al imperialismo con una gran demostración de solidaridad internacionalista. Así que pocos están en condiciones de darles lecciones a pesar de los ambiguos mensajes de algunos, que un día apoyan a la revolución y a la mañana siguiente dicen esperar cambios y democratización. Es lo que tiene que el amo te dé la tarea de captar el descontento (venga de donde venga) y a su vez liquidar a la izquierda.

Pero la realidad es la que es y esta vez los voceros del capital lo están teniendo verdaderamente difícil.Todos suenan al unísono pero desafinando y quedando retratados. Y si no escuchen el ridículo de Herrera entrevistando a Norverto Fuertes.

La pregunta que deberíamos hacernos es por qué ladran de esta manera por un país tan pequeño y lejano. La respuesta es muy sencilla: porque Cuba sí ha construido una alternativa al capitalismo y porque el comunismo sigue siendo su peor pesadilla a pesar de que la izquierda esté prácticamente desaparecida en nuestro país. El capital sabe que en una crisis sistémica como la actual, la batalla ideológica cobra especial importancia. De ahí la necesidad de saber defender la Revolución cubana así como a todas las experiencias y luchas revolucionarias de la historia de manera honesta, clara y sin demagogias. Un buen ejemplo es la iniciativa de la Comisión del Centenario de la Revolución Socialista de Octubre.

¿Por qué? -porque les sigue doliendo, Comandante.

¡Hasta la victoria, siempre!

cyimg_zxuagopgp-jpg-large

El sastre de Ulm, Lucio Magri, la disolución del PCI y las extrañas coincidencias.

 

El sastre de Ulm (Bertolt Brecht)

-¡Obispo, puedo volar!
-le dijo el sastre al obispo-.
¡Fíjate, voy a probar!
-Y con algo como alas
el sastre subió al lugar
más alto de la catedral.
Pero el obispo no quiso mirar-. 

-Como el hombre no es un ave,
eso es pura falsedad
-dijo el obispo del sastre-.
Nadie volará jamás. 

-El sastre ha muerto –la gente
al obispo fue a informar-.
Fue una locura. Sus alas
se tenían que desarmar.
Y ahora yace destrozado
sobre la plaza de la catedral. 

-¡Que repiquen las campanas!
Era pura falsedad.
¡Como el hombre no es un ave
-dijo el obispo a la gente-,
nunca el hombre volará!

 

El sastre de Ulm, Lucio Magri, la disolución del PCI y las extrañas coincidencias.

Lucio Magri, una de las figuras más importantes del comunismo italiano, tomó el título de esta parábola de Bertolt Brecht para su libro en el cual repasa gran parte de la historia del Partido Comunista Italiano, desaparecido hace 25 años. Una obra que acaba con un capítulo sobre el fin del PCI y que el autor inicia transmitiendo su <<pésimo estado de ánimo>> por el fallecimiento de su compañera Mara, a quien precisamente prometió terminar su libro.

El sastre de Ulm me ha resultado un libro muy interesante, especialmente por algunas similitudes con lo que está pasando en la izquierda española. De hecho, el prólogo fue lo único que no me gustó, aunque ha acabado ayudándome a comprender cómo está actuando el entramado liquidacionista del cual forma parte su autor: Manuel Monereo.

A continuación voy a reproducir y/o comentar algunos fragmentos del capítulo “El fin del PCI”.

Sobre los inicios

 

Magri advierte que <<el inicio del giro no fue, como a su tiempo los de Togliatti y Berlinguer, expresado con decisiones concretas y arriesgadas de las cuales, paulatinamente, nacía una nueva estrategia, sino a través de una revisión ideológica.>> Posteriormente prosigue recordando algunas perlas de Occhetto en aquellos momentos como <<El PCI se siente hijo de la Revolución francesa y no, como se ha dicho siempre, heredero de la Revolución de Octubre>>. Pero lo más esclarecedor es algo que los liquidadores actuales tamibén afirman o insinúan: la negación de la lucha de clases, lo que según Occhetto perdía importancia <<porque las principales contradicciones  de nuestra época tienen que ver con el conjunto de la humanidad.>>

Sobre los tiempos, el contenido y el modo

Occhetto aprovechó la caída del muro de Berlín para proponer la disolución del PCI <<como parte de un gran avance democrático que legitimaba su historia y su función, y no como parte de una rendición general.>> La propuesta contemplaba el cambio de nombre y <<la apertura de un proceso constituyente de un partido de la izquierda con el que el PCI estaba dispuesto a confluir.>> Además, dicha propuesta se saltó los pasos orgánicos para evitar alargar los tiempos de tal manera que no pasase. De hecho, como señala Magri <<no había otra manera que poner al partido ante un hecho consumado e irreversible, aun a riesgo de liquidar a quien lo había propuesto.>>

Sobre las consecuencias

El autor hace un breve repaso a las escisiones y a la lucha por la “herencia” del PCI señalando la incapacidad de Rifondazione a la hora de refundar el partido, pues según Magri <<para hacer un partido, o mejor, para refundarlo –Togliatti lo sabía- se necesita organización, ideas claras, luchas duras pero poca demagogia; sobretodo un grupo dirigente capaz de hacer pedagogía y que fuera rico en ideas y en prestigio, solidario y unido por la experiencia.>>  Pero la “escisión” más grave para Magri fue que alrededor de 800.000 personas se alejasen de la política activa, ya que <<no es verdad que las clases subalternas permanecen vinculadas por naturaleza a la izquierda, sino que, por el contrario, si no las convence y orienta una organización, quien las orienta es la televisión. Un éxodo de tal magnitud y de estas clases es peor que la escisión, le abre paso a la demagogia populista.>>

Finalmente, concluye demoledoramente  que <<la debilidad de la izquierda de cada país y de cada escuela era ésta, un vacío que casi no se puede colmar. (…) Al desertar –el PCI- pagó el precio más alto al encontrarse enfrente, inesperado, el fenómeno Berlusconi (al igual que, en su tiempo,  el relativo retraso de Italia había producido, antes que nadie, el fascismo).>>

Algunas coincidencias dan que pensar, ¿verdad?

PD: El sastre de Ulm murió pero finalmente la humanidad consiguió volar.

sastre-ulm

EL SASTRE DE ULM, EL VIEJO TOPO 2010. Recomiendo lectura.

El logro de Margaret Thatcher y la política actual

tonyblair-margaretEn una entrevista a Margaret Thatcher le preguntaron por su mayor logro. Su respuesta fue “Tony Blair y el nuevo laborismo”. Estoy seguro que si ahora mismo le preguntásemos a un gran accionista de una empresa del IBEX 35 la respuesta sería similar: haber convertido a su alternativa en una caricatura.

La cruda realidad es que han conseguido que no haya una alternativa visible a su sistema. Han reducido la oposición a su propio contenido, a una lucha de nombres eliminando la batalla ideológica. Tampoco olvidemos que las empresas del IBEX 35 y las multinacionales son también las propietarias de los mass media patrios y a su vez financiadores de algún que otro partido (unos con puertas giratorias y otros con horas de TV). A estas alturas casualidades pocas.

¿Qué oposición es aquella que no ataca al sistema capitalista, la OTAN, la monarquía o al concordato?  Una “oposición” que tampoco habla ya de nacionalizar la banca, las eléctricas y los sectores estratégicos, ni de cerrar las ETT, ni salir del euro, y que tiene un silencio cómplice ante los crímenes del imperialismo sobre los pueblos del mundo. Una oposición que reniega de la lucha de clases y que achaca los problemas a unos malos y corruptos gobernantes y no al sistema de explotación que lo genera todo. Ya saben a dónde conduce la antipolítica, la apatía y la falta de conciencia de clase unidas al paro y la precariedad en un momento de crisis sistémica. Sí, al fascismo. ¡Menuda oposición! ¿Qué alternativa es aquella que acaba diciendo prácticamente lo mismo que el discurso dominante (del enemigo de clase)? Es más, ¿cómo se atreven a decir que están creando hegemonía o que el miedo ha cambiado de bando? En mi pueblo a esto se le llama claudicar y vender la moto al mismo tiempo.

Lo peor de todo es que el sistema está barriendo del mapa y arrinconando a quienes sí plantean una alternativa mientras la clase obrera nos hundimos en la miseria. No ceder a los encantos del ciudadanismo y la nueva política te convierte en un sectario, ortodoxo y desfasado.

Debemos admitirlo: lo están consiguiendo pero no nos podemos permitir ser el Tony Blair de la Thatcher o dicho de otra manera, los nuevos títeres del capital.

La vida de los nuestros

La vida de los otros nuestros

¿Quién no ha visto una película en la que la Stasi o el KGB espía y controla a la población de aquellas oscuras dictaduras comunistas? Seguramente pocos habrán escapado a esta manifestación de propaganda. Si nos fijamos en las películas, quienes espían a la población para controlar son servicios secretos de Estados socialistas mientras quienes lo hacen por motivos de seguridad suelen ser la CIA o el MI6. ¿Será un reflejo de la realidad? ¿Realmente no habrá casos de espionaje por motivos políticos en nuestras modélicas democracias burguesas?

Pues parece ser que sí. Ante la aparición de los documentos (bastante cutres, por cierto) de la “Fundación Soros” ha habido tres reacciones distintas principalmente:

1) silencio absoluto de los implicados (mercenarios y colaboradores al servicio del entramado Soros).

2) quienes han confirmado lo que venían diciendo desde hace años (muchos de ellos señalados en la lista negra por ser un escollo para los planes del especulador).

3) quienes se han sorprendido alarmados al ver que en nuestra democracia también se espía y controla.

No obstante, lo que realmente me llama la atención es que supuestos dirigentes obreros guarden silencio o se hagan los sorprendidos. Y no sé qué es más triste. Lo peor (o lo mejor, según se mire) viene cuando accedes a la hemeroteca y te encuentras a alguno elogiando a Soros por su “filantropía”. Sinceramente ya hace tiempo que no me sorprende viniendo de quien ataca y desprestigia cualquier experiencia socialista aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid.

¿Será que tenemos dirigentes que se han tragado la mierda de Hollywood? ¿Será que no son dirigentes? ¿O será que no son comunistas? A estas alturas de la película no debería sorprendernos absolutamente nada. Al fin y al cabo, el problema no es suyo sino nuestro.

lider1

 

Els déus i la “cultura de l’esforç” vs els referents i la lluita

ELS DÉUS I LA CULTURA DE L’ESFORÇ VS ELS REFERENTS I LA LLUITA

Diuen que durant l’adolescència és el moment en el qual busquem més referents o models de conducta. No obstant, des dels mitjans de comunicació tracten de mostrar-nos constantment al llarg de la nostra vida els que consideren adequats. Tenen ídols tant per als més menuts com per als més majors de la casa. Es tracta d’esportistes d’elit, cantants, empresaris, polítics, periodistes, aristòcrates, presentadors, actors i actrius, i fins i tot persones que viuen de vendre les seues intimitats. Són els models d’èxit, els guanyadors d’aquesta societat. Els que han aconseguit arribar a ser “algú” en esta vida. És per això que des dels mass media tracten de mostrar-nos cada progressió fins al punt d’aconseguir que molts treballadors s’alegren dels beneficis d’Amancio Ortega explotant xiquets/es o dels de Belén Esteban amb la venda d’una entrevista. Tanmateix, l’explicació d’aquesta falla resideix en l’esforç que han fet aquestes persones per arribar on estan. De fet, l’empresari valencià d’èxit que ens animava a treballar com a xinesos també és un dels fomentadors de la “cultura del esfuerzo”. Sembla ser que no ens esforcem suficientment, que som incapaços d’obtenir el somni americà, que tenim el que ens mereixem. Quedar sense medalla a les Olimpíades és un fracàs. És a dir, tot el contrari a una societat sana que pràctica l’esport de base i popular. Encara que he posat l’exemple de les olimpíades, podem aplicar-ho a qualsevol tipus de disciplina o esfera de la nostra vida. Una societat que seu al sofà veient la TV i es conforma en ser fans o hooligans dels semidéus d’aquesta societat.

Enmig d’aquesta sobredosi d’individualismes i deïtats, apareix a la TV una notícia sobre l’aniversari de Fidel Castro, que al contrari que els anteriorment esmentats, sempre ha estat mostrat com un dels principals malvats d’aquesta pel·lícula. A pesar de portar al damunt el pes del desprestigi constant dels mass media, Fidel segueix sent un símbol no sols a Cuba, sinó per tot arreu, especialment al Tercer món. Però en el nostre cas, que no tenim cap déu, quan parlem de Fidel parlem de tota una generació de lluitadors anònims que a pesar dels errors i encerts, han demostrat dignitat, valentia, conseqüència i compromís amb els pàries d’aquesta terra. Eixos i eixes que han lluitat, lluiten i lluitaran fins al final dels seus dies en l’anonimat, sense auto-bombo, sense posar per a les fotos. Eixos que han patit la repressió, que han segut marginats, oblidats i que encara així, no han cedit ni un pas enrere. Eixes persones que sí s’han esforçat currant a la fàbrica o al camp de sol a sol i que en acabar han dedicat hores i hores a millorar el món. I jo tinc la sort d’haver-ne conegut uns quants des que vaig començar la meua militància sent un adolescent. Eixos treballadors i treballadores que sí canvien la historia. Els meus referents.

Feliz aniversario, Comandante.

fidel

Contra el desánimo

Contra el desánimo

Llevo bastante tiempo observando un gran desánimo y cansancio entre los y las camaradas que conozco. Sin ir más lejos, yo también he pasado más de un día de flaqueza.

Habrá quien no querrá ver que la situación es cada vez peor para la clase obrera en general y para el movimiento comunista en particular. Hay incluso quienes nos pedís que sonriamos ante una hipotética victoria electoral. “El miedo ha cambiado de bando” nos decís mientras aseguráis que estáis creando hegemonía con vuestro discurso “atrapalotodo”-. Me gustaría saber qué hegemonía se crea cuando se acepta el programa, el discurso y hasta el lenguaje del enemigo. En vez de crear hegemonía aceptáis la ajena y lo vendéis como todo lo contrario. Para más inri reducís todo a una lucha política olvidando la lucha económica e ideológica. Sinceramente, nunca había visto a nadie renunciar a tanto antes de gobernar.

Aun así, aparecéis como estrellas del pop internacional por la televisión y sois incapaces de animar a las masas a organizarse y a movilizarse, lo cual indica que buscáis fans en vez de militantes, y por tanto, no cambiar nada. Además, es en esos platós donde acabáis asumiendo que las penurias del pueblo ocurren por unos malos gobiernos o por la corrupción y no tenéis la valentía de condenar el sistema que lo genera. Por muchas elecciones que ganéis, esto no es ni mucho menos una victoria, a no ser que sea una aspiración personal.

Sabéis que sin organizaciones obreras fuertes, unidas y movilizadas no cambiará nada por muchas diputados que obtengáis. Así que disculpadme, pero no tengo ganas de sonreír porque me pongo en la piel de familiares y amigos que llevan más de 5 años en paro y solo conseguís que me entre una tremenda mala hostia.

Mientras os divertís de bolo en bolo en esta inmensa gira por todo lo alto, otros seguiremos construyendo organización para tener la fuerza suficientemente capaz de transformar la realidad. Esa lucha humilde y dura es la única manera de volver a sonreír, porque la alegría también se debe construir. Porque la necesitamos pero no podemos engañarnos ni a nosotros mismos ni a la clase trabajadora. Porque sabemos que la lucha organizada es la única manera de cambiar la historia, aunque  puede que muchos no lleguemos ni a verlo. De ahí la idiotez de lemas como “ahora o nunca”. Porque tardará, pero llegará el día en que acabemos con la explotación del hombre por el hombre. Y ya de paso, con los vendedores de humo.

Mucho ánimo a todas y todos los camaradas. Ni un paso atrás.

p_30_07_2011

 

La hoz y el martillo

“¿Sabes que Antonio es comunista?

-¿En serio?

-Y yo que pensaba que era un buen tipo.”

La hoz y el martillo
(traducción automática)
El otro día entré en el bar a repartir una revista del partido y un amigo me preguntó donde iba con esos símbolos tan anticuados -en referencia a la hoz y el martillo-. Rápidamente y en un ejercicio de picardía, le respondí que al menos no era tan anticuado como la cruz que él llevaba al cuello, utilizada desde el siglo III d.C para hacer referencia a los “religiosos de la cruz”.

Sin embargo, no es cuestión de si un símbolo es mejor o peor por su edad, sino por lo que representa. A mí, sinceramente, me da igual que nuestro anagrama sea un martillo y una hoz o un camión y una pala, pero siendo parte de nuestra cultura revolucionaria, tengo que normalizarlo en la sociedad, y más teniendo en cuenta que lo ha sido durante más de un siglo. Y si no, volvemos al ejemplo de la cruz cristiana: estoy completamente seguro de que si a un paleocristiano le mostrásemos una cruz se alejaría de nosotros a la velocidad de la luz. Algo similar ocurriría después de decirle a un tejano que nuestro símbolo es una silla eléctrica, ya que la cruz en su momento tenía el mismo fin. Si los cristianos han normalizado un instrumento para torturar y matar, ¿por qué nos empeñamos nosotros mismos en enterrar dos herramientas de trabajo?

Indudablemente, el fondo de la cuestión no se encuentra en los símbolos sino en la debilidad ideológica que nos ha llevado a renunciar a un inmenso bagaje de lucha e incluso a renegar públicamente de muchas conquistas sociales. Si hemos sido capaces de olvidar victorias o de reivindicar derrotas, ¿qué esperamos que piensen de nosotros las masas? ¿Qué esperamos si en vez de hacer pedagogía nos dedicamos a opinar lo que oímos en la barra del bar?

Reconozco que no soy nada de llevar símbolos ni ir por diciendo quién soy, de dónde vengo ni a dónde voy, pues no lo veo necesario en la mayoría de las ocasiones. A pesar de ello, pienso que tampoco tenemos por qué ocultar los símbolos, ya que al final, en vez de decir que somos comunistas, nos acusarán de serlo, y en ningún caso me gustaría llegar a esa situación.

En fin, yo seguiré sintiéndome orgulloso de utilizar estas herramientas a pesar de que algunos no sepan qué es ni qué representa.

esta imagen es el ejemplo de un símbolo que representa un hecho que horroriza a cualquier capitalista. 70 años después continúa siendo la peor de sus pesadillas.

Esta imagen es el ejemplo de un símbolo y un hecho que horroriza a cualquier capitalista. 70 años después continúa siendo la peor de sus pesadillas.