Alegoría de la cuerda y la vanguardia.

Cuando hablamos de  <<tensar la cuerda>> imaginamos a alguien tirando de un lado y a otro haciendo lo mismo pero en sentido contrario. Hay quien además ve esto como colectivo. Unos tirando de un lado y otros del otro. Es en este caso dónde podemos imaginar que en cada lado de la cuerda unos tiran más que otros. Solemos pensar que quién más fuerza hace se sitúa en los extremos mientras que en lo más cercano al centro de la cuerda se encuentran en ambos lados quienes no tienen tanta determinación, de manera que en ocasiones se confunde.

El error por parte de quienes tiran con más fuerza desde el extremo es ignorar la realidad que se da tanto en su parte como en la contraria. Y ya sabemos lo que ocurre cuando se ignora la realidad, que damos paso a la fantasía y el idealismo.
¿Qué hacer? La fuerza y la determinación se debe hacer desde la parte más central de la cuerda, arrastrando así al resto, acumulando fuerzas y conseguiendo que tiren tras tu primer empuje. Además se debe debilitar al contrario tratando de dividirlo, bien sea tentando y convenciendo o bien desorientando a los despistados que están en más cerca de ti pero en el lado opuesto. Esto es, situarse al frente de tu lado, lo cual no significa tirar con menos fuerza ni con menos determinación sino más bien lo contrario. Es importante aquí señalar que e ningún momento se puede olvidar el objetivo ni los principios pues deben estar siempre presentes. Además, no se puede convencer con firmeza si no es a través de ellos para que desde el primero hasta el último no se olvide hacia dónde debe tirar. Justo lo contrario de lo que ocurre en la “izquierda” actual: una posición que olvida principios; que quiere estar en el centro y en el extremo a la vez; que se confunde sin saber hacia dónde tirar, y que finalmente se desorienta y acaba haciéndonos un gran lío diciendo que no hay que tirar de nada. Una izquierda que en la mayoría de sus acciones beneficia al enemigo. Por eso sería un error gravísimo seguir a estos, que pretenden hacernos creer que hay que mantener la cuerda o aún peor, negarnos su existencia. Debemos huir de quienes tratan de atarnos de manos y pies con ella pero también de quienes se dedican a columpiarse sobre ella.

Son tiempos muy difíciles en los que lo más sencillo parece lo mas complejo. Es primordial saber y exponer sin ambiguedades que aspiramos a llevarnos la cuerda y a hacer lo que queramos con ella porque es nuestra, siendo capaces de hacer hegemónico dicho objetivo. Se trata de ser, en definitiva, vanguardia.

group of people doing tug of war
Photo by Victor Freitas on Pexels.com

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Crea un lloc web gratuït o un blog a Wordpress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: