La falsa eternidad del constructor de un imperio

I

Ha muerto el gran empresario -han dicho en las noticias-. Se va el constructor de enormes obras de nuestro tiempo. Centenares de edificios, estadios, puertos y aereopuertos llevan su sello. Hombre de profundas conviciones -prosigue el locutor-. Familiar, amante de la naturaleza y de los animales, y que además hizo miles de donaciones a los más desfavorecidos. Se va un hombre hecho a sí mismo, uno de esos capaces de levantar de la nada un auténtico imperio. -termina el presentador visiblemente afectado.

Quedará en la memoria como el gran constructor, el del imperio desde la nada, el solidario. No faltarán libros, páginas web, series y documentales en su honor. No por él sino más bien por la eterna necesidad de que millones de proletarios se identifiquen con él y aspiren a cumplir el sueño americano en suelo patrio.

II

Pepe solo quedará en la memoria de sus familiares y amigos. Después de ellos solo quedará alguna foto perdida en algún cajón o en algún disco duro convertido en chatarra. Nadie hablará de él, de su honesta solidaridad, de la honradez de no haber vivido a costa del sudor de otros, ni de la dignidad de no haberse vendido. No tendrá biografía ni nada que diga que estuvo aquí construyendo centenares de edificios, estadios, puertos y aereopuertos, levantando un gran imperio. Porque lo hizo con sus manos.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Crea un lloc web gratuït o un blog a Wordpress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: