HISTORIA DE PACO

HISTORIA DE PACO

Autor: Aprendiz de maestro

Eran las nueve de la mañana y como cualquier día al llegar a clase, Paco tardaba en encontrar el material para comenzar a trabajar.

Se entretenía doblando e intentando romper el muelle del cuaderno, para perder tiempo, rebuscaba en la mochila, abría y cerraba la cremallera sucesivas veces; no hacía nada. Ahora tocaba el turno del estuche, lo abría y comenzaba el desfile de lápices y sacapuntas a la papelera que estaba junto a la pizarra. Una y otra vez con diferentes lápices, algunos envueltos de una oscuridad inusual y paseándolos por toda la clase.

Eran las nueve y media y todavía no había abierto el libro de la asignatura que tocaba ese día. Al fin parecía que iba a comenzar a trabajar; abría el maltratado cuaderno y lo colocaba junto al libro, se disponía a empezar a copiar la fecha de la pizarra, quedaban cinco minutos de clase.

Su maestro una y otra vez repetía,-Paco trabaja-, -copia el cuadro, e intenta hacer algún ejercicio-. En ese momento, Paco escribía la fecha, y se volvía a levantar  para sacar punta a otro lápiz. Se sentaba y comenzaba a mirar, no sabía que hacer más para perder tiempo y seguir sin hacer nada. Se volvía  a levantar y se dirigía  hacia la mesa del maestro, ahora necesitaba una goma. D. Victoriano que así se llamaba su maestro, le repetía- “Paco trabaja y tendrás algo que borrar”- “No has escrito nada todavía”-.

Después de hora y media de clase, Paco comenzaba a copiar el primer cuadro del tema de Matemáticas,  D. Victoriano se acerca hasta su pupitre, y cuál fue su sorpresa al comprobar  que Paco, había comenzado a copiar el primer cuadro del tema 9 “Tiempo y dinero”. D Victoriano, respiró profundamente, los compañeros de Paco lo observan y un silencio de monasterio, invadió la clase.  El maestro cerró los ojos, y al momento se escuchó un grito. ¡Pero Paco, estamos en el tema de las divisiones¡ ¡Llevamos dos semanas con las divisiones ¡Con gesto de sorpresa, Paco responde.¡ No me había dado cuenta, profe¡. D. Victoriano, enfermo y con bronquitis, se dirigió hacia la pizarra, a explicar las divisiones de dos cifras.

Entonces comenzó por parte de Paco, el repertorio de ruidos y golpes en la mesa y en la mochila, no prestaba atención, y se levantó para pedir ir al servicio. Por fin faltan cinco minutos para la hora del patio y Paco ha comenzado ha copiar el cuadro de las divisiones.

Es la hora del patio y como todos los días D. Victoriano se castiga sin patio con su alumno Paco, que almuerza y promete trabajar.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Crea un lloc web gratuït o un blog a Wordpress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: