La verdadera historia del maestro que hizo creer que jugaba a ser monje

Publico en este post un excelente microrrelato de un compañero y amigo que a partir de ahora pasa a ser colaborador de este blog. Todas sus publicaciones aparecerán con la etiqueta “Aprendiz de maestro”.
Les dejo con “La verdadera historia del maestro que hizo creer que jugaba a ser monje”.

La verdadera historia del maestro que hizo creer que jugaba a ser monje.

Eran las cinco de la tarde, como todos los días sonaba el timbre y los niños y niñas del colegio formaban en el pasillo. A las indicaciones del director bajaban y salían en perfecto orden, mientras sonaba una hermosa melodía.

El maestro, recogía y se dirigía al baño de la planta baja, que era el primero que el servicio de limpieza aseaba. En ocasiones, se dirigía al coche que tenía aparcado en un solar próximo a éste. Abría el maletero, se quitaba el “uniforme” y se vestía con prendas deportivas, cogía un chaleco fluorescente, un pequeño zumo, que constituía su humilde cena, así como una botella de agua que rellenaba en los aseos de los supermercados o zonas de ocio que encontraba en el camino. Otras cambiaba el zumo por un café con leche que tomaba en un bar cercano, para posteriormente comenzar un largo paseo de varias horas por las poblaciones cercanas.

Comenzaba “el juego del monje”, era su secreto.

P1010317 copia copiaEl juego consistía en hacer creer que el andar durante tantas horas, era motivado por su alto índice de azúcar en sangre. Y el no cenar y tomar una comida diaria solamente, ambas obedecían respectivamente a unas extrañas y contradictorias prescripciones facultativas que él inventaba y contaba con argumentos convincentes a quién le preguntaba. La gente le creía.

También contaba que dormía en una humilde pensión, en una habitación sin aire acondicionado ni televisión.

Su familia y compañeros del colegio, no lo ponían en duda ante sus detalladas y espontáneas explicaciones y respuestas. La realidad que algunos intuían pero no querían creer, era muy diferente. Muy pocos podían imaginarla.

La pensión que se encontraba situada en un solar, junto al colegio o en algún parking de supermercado, era su coche; la habitación, el asiento trasero; el armario el maletero, y el baño, el campo próximo.P1020078 copia

Tenía toallitas de bebe para su higiene íntima y colonia fresca infantil, desodorante y unas bolsas para la ropa sucia. También disponía de una botella de muestras de veinticuatro horas, por si alguna noche y motivado por las inclemencias del tiempo necesitaba ir al baño sin salir de su habitación.

En una maleta flexible, perfectamente plegada guardaba la ropa que utilizaba a modo de uniforme, para dar sus clases. En otra, la ropa interior y los calcetines.

Todos creían en su juego, nadie sospechaba la verdad. Nadie podía imaginar la verdadera y peculiar vida del maestro.

Algunas noches su sueño se veía interrumpido. Unas veces por luces y otras por golpes que producían en los cristales las linternas de los agentes de policía.

DSCF1430 copia Amistosamente le pedían que se identificara, él les resumía su historia mientras les entregaba la documentación, en la madrugada se escuchaban las palabras del agente, comunicando a la central a través de la emisora del coche patrulla, la matricula del coche y el nombre del maestro por si de un maltratador se tratara. Perplejos y extrañados por la historia se despedían deseándole buenas noches y advirtiéndole de los peligros que podían suceder, teniendo la delicadeza de comunicar a sus compañeros aquella peculiar situación, para que no le volvieran a molestar.

Luego se volvía a dormir, encogido, en posición fetal, en su cama, sobre una manta doble que imitaba un sencillo colchón y disminuía la incomodidad de los enganches de los cinturones de seguridad, esperando el paso fugaz de los sueños que pocas veces recordaba.

Duración del juego completo, cinco meses con sus días y sus noches.

Gracias.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Crea un lloc web gratuït o un blog a Wordpress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: