Yo, con los educadores y las educadoras.

(traducido automàticamente)

Los educadores y las educadoras de Educación Especial e Infantil irán a la huelga los días 31 de mayo y 9 de junio, después de un año de reivindicaciones y movilizaciones que han sido ignoradas por la Conselleria d’Educació, y que me atrevería a decir , desconocidas por gran parte de la comunidad educativa y totalmente desapercibidas para el resto de trabajadores/as de otros sectores. Es por eso que me gustaría reflexionar en torno a los motivos de la huelga y las posibilidades de éxito.

Entre los motivos de la huelga encontramos que Conselleria incumple el Decreto 175/2006, de 24 de noviembre, excediendo la jornada de manera estructural y continuada; no respetando las pausas diarias y exigiendo la permanencia y disponibilidad durante estas; y no garantizando el tiempo de coordinación con el equipo interdisciplinario, ignorando así los requerimientos de Inspección de trabajo.

Uno de los motivos más graves es la posible existencia de una cesión encubierta de educadores/as a las empresas privadas que se ocupan del servicio de comedor, tarea que según una sentencia judicial del pasado octubre, no es función de los educadores.

Desgraciadamente estamos ante un caso en el que un gobierno progresista muestra una voluntad nula de negociación, actuando en contra de los intereses de los trabajadores y trabajadoras y aumentando la precariedad en los servicios públicos y por lo tanto, perjudicando la atención al alumnado. Es decir, un gobierno que muestra un carácter reaccionario a pesar de las esperanzas de cambio depositadas en él hace dos años. De continuar por este camino, no quiero ni pensar dónde irá a parar tanta frustración en las próximas elecciones. Las palabras, los eslóganes y los discursos del “cambio” no cesan, pero la realidad es tozuda y los educadores están siendo despreciados por la administración.

Como trabajador no puedo mantenerme ajeno a una injusticia con otros trabajadores, y más cuando son mis compañeros y compañeras que tanto aportan a la enseñanza pública y a mí mismo a pesar del poco reconocimiento que tienen. Es por eso que quiero hacer las siguientes aportaciones:

1. Objetivo de la huelga y responsables.
El objetivo no es otro que forzar que Conselleria negocie y cambie su forma de actuar después de haber ignorado y despreciado a los trabajadores, lo que les ha conducido a la huelga, de la que solo es responsable quien la ha provocado. No olvidemos que la huelga es el último recurso de la clase obrera cuando no le dejan otra opción, pues ir a la huelga no es fácil y menos en un contexto de crisis sistémica como la actual. Nadie va a la huelga por placer.

2. Contexto. Dificultades y esperanzas.
Decía el sociólogo José Daniel Lacalle recientemente en «Conflictividad y crisis: España 2008-2013» que en España había un claro aumento de la conflictividad laboral y de luchas, pero desligadas y aisladas unas de otras, lo cual merma la unidad de clase necesaria para contrarrestar los constantes ataques. Las palabras de Lacalle son visibles en los centros de educación, donde los trabajadores de un cuerpo desconocen los problemas y las reivindicaciones del otro a pesar de compartir aula. No quiero ni imaginar el conocimiento de la problemática que tendrán los padres y las madres de los alumnos.

Que nadie se equivoque, estamos ante el problema endémico de la clase obrera: la falta de conciencia y de unidad. Por poner un ejemplo: mientras nos miramos el ombligo y discutimos en las redes sociales por las migajas que caen, pocos se ocupan de organizarse para recuperar los miles de puestos de trabajo públicos que se han perdido durante los últimos años. Hasta que no lleguemos a la conclusión de que los problemas de los educadores son también los de los maestros y de los alumnos, no tendremos nada que hacer, al igual que con cualquier trabajador/a de otro sector.

Es en este contexto de camino a la miseria y aislamiento donde nos encontramos, no queda otra opción que empezar a tejer las distintas luchas si no queremos terminar en el fondo de una sociedad víctima de un sistema económico criminal. Un sistema que nos dice a través de sus medios de manipulación de masas que la lucha organizada política y sindical, las movilizaciones y las huelgas no sirven para nada. Por ello es necesario recordar que todos los derechos y libertades que ahora tenemos (en peligro) no se han conseguido de otra manera. De la misma manera, también considero oportuno recordar casos de victorias en la actualidad como la reciente huelga de trabajadores del aeropuerto de Ibiza o la sola convocatoria de huelga de trabajadoras manipulado y envasado de cítricos en Valencia. Pequeñas victorias que sirven de esperanza.

3. Qué hacer.
Una huelga no consiste en hacer una convocatoria, dejar el puesto de trabajo e irse a casa, sino en desarrollar un trabajo que gane fuerza y aumente la presión sobre los responsables hasta que accedan a las justas exigencias obreras. Explicar los motivos y las nefastas repercusiones para el alumnado y para toda la comunidad educativa, tratar de encontrar los vínculos con los problemas de otros sectores hasta que la correlación de fuerzas sea suficiente para ganar la partida. Sin olvidar, que la lucha no acabará aquí, pues es el único camino hacia la sociedad que necesitamos.

Todo mi apoyo. Ni un paso atrás!

escuela-publica-de-todos-para-todos

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s