Les sigue doliendo, Comandante

Les sigue doliendo, Comandante

Han pasado cinco días y los mass media continúan tratando de desprestigiar a Fidel, a la revolución, al socialismo y al comunismo. No dan tregua. Aprovechan hasta los programas de la prensa rosa para hacerlo. Es lo que tiene ser los perros que suelta el amo cuando alguien se sale del redil. Es lo que tiene ser todo lo contrario a quien se mantiene fiel a sus principios y da una de las mayores lecciones de dignidad de la historia.

El pueblo cubano, con sus aciertos y errores –que no luces y sombras- lleva más de medio siglo plantándole cara al capitalismo y al imperialismo con una gran demostración de solidaridad internacionalista. Así que pocos están en condiciones de darles lecciones a pesar de los ambiguos mensajes de algunos, que un día apoyan a la revolución y a la mañana siguiente dicen esperar cambios y democratización. Es lo que tiene que el amo te dé la tarea de captar el descontento (venga de donde venga) y a su vez liquidar a la izquierda.

Pero la realidad es la que es y esta vez los voceros del capital lo están teniendo verdaderamente difícil.Todos suenan al unísono pero desafinando y quedando retratados. Y si no escuchen el ridículo de Herrera entrevistando a Norverto Fuertes.

La pregunta que deberíamos hacernos es por qué ladran de esta manera por un país tan pequeño y lejano. La respuesta es muy sencilla: porque Cuba sí ha construido una alternativa al capitalismo y porque el comunismo sigue siendo su peor pesadilla a pesar de que la izquierda esté prácticamente desaparecida en nuestro país. El capital sabe que en una crisis sistémica como la actual, la batalla ideológica cobra especial importancia. De ahí la necesidad de saber defender la Revolución cubana así como a todas las experiencias y luchas revolucionarias de la historia de manera honesta, clara y sin demagogias. Un buen ejemplo es la iniciativa de la Comisión del Centenario de la Revolución Socialista de Octubre.

¿Por qué? -porque les sigue doliendo, Comandante.

¡Hasta la victoria, siempre!

cyimg_zxuagopgp-jpg-large

El sastre de Ulm, Lucio Magri, la disolución del PCI y las extrañas coincidencias.

 

El sastre de Ulm (Bertolt Brecht)

-¡Obispo, puedo volar!
-le dijo el sastre al obispo-.
¡Fíjate, voy a probar!
-Y con algo como alas
el sastre subió al lugar
más alto de la catedral.
Pero el obispo no quiso mirar-. 

-Como el hombre no es un ave,
eso es pura falsedad
-dijo el obispo del sastre-.
Nadie volará jamás. 

-El sastre ha muerto –la gente
al obispo fue a informar-.
Fue una locura. Sus alas
se tenían que desarmar.
Y ahora yace destrozado
sobre la plaza de la catedral. 

-¡Que repiquen las campanas!
Era pura falsedad.
¡Como el hombre no es un ave
-dijo el obispo a la gente-,
nunca el hombre volará!

 

El sastre de Ulm, Lucio Magri, la disolución del PCI y las extrañas coincidencias.

Lucio Magri, una de las figuras más importantes del comunismo italiano, tomó el título de esta parábola de Bertolt Brecht para su libro en el cual repasa gran parte de la historia del Partido Comunista Italiano, desaparecido hace 25 años. Una obra que acaba con un capítulo sobre el fin del PCI y que el autor inicia transmitiendo su <<pésimo estado de ánimo>> por el fallecimiento de su compañera Mara, a quien precisamente prometió terminar su libro.

El sastre de Ulm me ha resultado un libro muy interesante, especialmente por algunas similitudes con lo que está pasando en la izquierda española. De hecho, el prólogo fue lo único que no me gustó, aunque ha acabado ayudándome a comprender cómo está actuando el entramado liquidacionista del cual forma parte su autor: Manuel Monereo.

A continuación voy a reproducir y/o comentar algunos fragmentos del capítulo “El fin del PCI”.

Sobre los inicios

 

Magri advierte que <<el inicio del giro no fue, como a su tiempo los de Togliatti y Berlinguer, expresado con decisiones concretas y arriesgadas de las cuales, paulatinamente, nacía una nueva estrategia, sino a través de una revisión ideológica.>> Posteriormente prosigue recordando algunas perlas de Occhetto en aquellos momentos como <<El PCI se siente hijo de la Revolución francesa y no, como se ha dicho siempre, heredero de la Revolución de Octubre>>. Pero lo más esclarecedor es algo que los liquidadores actuales tamibén afirman o insinúan: la negación de la lucha de clases, lo que según Occhetto perdía importancia <<porque las principales contradicciones  de nuestra época tienen que ver con el conjunto de la humanidad.>>

Sobre los tiempos, el contenido y el modo

Occhetto aprovechó la caída del muro de Berlín para proponer la disolución del PCI <<como parte de un gran avance democrático que legitimaba su historia y su función, y no como parte de una rendición general.>> La propuesta contemplaba el cambio de nombre y <<la apertura de un proceso constituyente de un partido de la izquierda con el que el PCI estaba dispuesto a confluir.>> Además, dicha propuesta se saltó los pasos orgánicos para evitar alargar los tiempos de tal manera que no pasase. De hecho, como señala Magri <<no había otra manera que poner al partido ante un hecho consumado e irreversible, aun a riesgo de liquidar a quien lo había propuesto.>>

Sobre las consecuencias

El autor hace un breve repaso a las escisiones y a la lucha por la “herencia” del PCI señalando la incapacidad de Rifondazione a la hora de refundar el partido, pues según Magri <<para hacer un partido, o mejor, para refundarlo –Togliatti lo sabía- se necesita organización, ideas claras, luchas duras pero poca demagogia; sobretodo un grupo dirigente capaz de hacer pedagogía y que fuera rico en ideas y en prestigio, solidario y unido por la experiencia.>>  Pero la “escisión” más grave para Magri fue que alrededor de 800.000 personas se alejasen de la política activa, ya que <<no es verdad que las clases subalternas permanecen vinculadas por naturaleza a la izquierda, sino que, por el contrario, si no las convence y orienta una organización, quien las orienta es la televisión. Un éxodo de tal magnitud y de estas clases es peor que la escisión, le abre paso a la demagogia populista.>>

Finalmente, concluye demoledoramente  que <<la debilidad de la izquierda de cada país y de cada escuela era ésta, un vacío que casi no se puede colmar. (…) Al desertar –el PCI- pagó el precio más alto al encontrarse enfrente, inesperado, el fenómeno Berlusconi (al igual que, en su tiempo,  el relativo retraso de Italia había producido, antes que nadie, el fascismo).>>

Algunas coincidencias dan que pensar, ¿verdad?

PD: El sastre de Ulm murió pero finalmente la humanidad consiguió volar.

sastre-ulm

EL SASTRE DE ULM, EL VIEJO TOPO 2010. Recomiendo lectura.

Los platós “regalados”, la principal financiación de los partidos del sistema

Los platós “regalados”, la principal financiación de los partidos del sistema.

Hace unos días Pablo Iglesias afirmó que “ya no van a regalar platós” a Podemos. Espero que algún fan de la nueva política se pregunte por qué han gozado hasta ahora de tal regalo, con lo caros que están los segundos de televisión. Supongo que nadie creerá a estas alturas que a sus propietarios les ha entrado la vena filantrópica. Teniendo en cuenta que son los grandes capitalistas (quienes nos explotan y empujan día a día hacia la miseria) está claro que no, a no ser que seas como ese “dirigente comunista” que ve a Soros como un filántropo.

Por poner un ejemplo, la consultora mediaQuant cuantificó en 487 millones de dólares el valor de los minutos que Trump obtuvo gratuitamente durante el mes de marzo. Por mucho que se ataque a un político en un programa, sigue siendo publicidad. Y más teniendo en cuenta que el victimismo y el ataque abstracto al establishment vende y sólo sirve para canalizar el descontento (objetivo perseguido por los mass media). Si alguien fuese realmente un peligro para el sistema, sería rápidamente apartado de los platós y olvidado. Bueno, igual me equivoco y mi marxismo ortodoxo-cenizo me impide ver que el gran capital regala su principal aparato de creación de pensamiento (inversión) por audiencia.

Lo más curioso de todo es que los líderes supremos de la nueva política y su legión de hooligans (quienes llaman “casta” a quien no les baile el agua), han estado acusando a partidos obreros de tener préstamos con los bancos. Igual ignoran que la mayoría de la clase obrera no tenemos 50.000 euros de papá (ni platós) y nos toca recurrir a préstamos y no por ello dejamos de ser honrados. A los nuevos dioses sólo les falta acusarnos de eso después de tratarnos como ignorantes continuamente. Que yo sepa, en este tipo de operación el sinvergüenza es el prestamista. Otra cosa sería que los bancos condonasen las deudas a los partidos, pues evidentemente sería a cambio de algo (como los espacios de TV). Pero han preferido meter a todos en un saco y sembrar la confusión ante la cual ellos aparecen como los honrados que se financian con microcréditos de “la gente”. Igual desconocen que muchos caciques pagan hasta las cuotas de militantes en pueblos y ciudades.

Y que nadie olvide lo más importante: aunque un partido se financiase de manera honrada no significaría que fuese beneficioso para la clase obrera. Puede financiarse con microcréditos y al mismo tiempo estar diciendo que el capitalismo no tiene alternativa. Al fin y al cabo se necesita poco dinero cuando los mass media  te promocionan todos los días. Sólamente es necesario comparar la cantidad que recibe un partido mediante recaudación con la que recibe de los medios de manipulación. Ya veremos si alguna consultora calcula los minutos gratuitos que el capital les ha “regalado” a estos desde hace tres años en España.

medios

 

El títere del “mal menor” o cómo elegir entre el original y la copia

El títere del “mal menor” o cómo elegir entre el original y la copia.

El pasado jueves me encontré a la mayoría de compañeros/as del trabajo preocupados por la victoria electoral de Donald Trump en los USA.

-¿Qué va a pasar ahora? – me preguntó un compañero.

-Que Estados Unidos continuará invadiendo y saqueando países y teniendo bases militares en sus países-sucursales como el nuestro.- Respondí.

Evidentemente, es preocupante que un discurso tan claramente xenófobo y fascista consiga un apoyo tan grande. No obstante, esto no quita que su contrincante, a pesar de no tener un discurso tan nítido, no sea de la misma calaña. De hecho, muchos desconocen o no quieren conocer su “llegamos, vimos y murió”, después de arrasar Libia. A veces me da la sensación de que nos encontramos en el mito de la caverna eligiendo continuamente al títere del “mal menor”. Un títere manejado por los mismos y que al final resulta ser una copia del “mal peor”.

Los medios de manipulación tratan de decantar la opinión pública a favor de un candidato determinado que cumpla con los intereses de clase de sus propietarios, como es lógico. Pero no nos engañemos, en este juego de “el mal menor” también necesitan un antagonista, ideológicamente insertado hasta la médula en el sistema pero con un discurso aparentemente fuera de él. Un antagonista (Trump) al cual los medios ofrecieron ‘gratuitamente’ un espacio de tiempo de TV valorado en 2.400 millones de dólares hasta mayo. Una inversión así no se hace por error ni por descuido, pues ambos candidatos son del sistema a pesar de que pertenezcan a una facción u otra de la clase dominante. Tampoco caigamos en la falacia de que gozan de minutos por la audiencia pues los medios son en esencia una inversión en ideología (y si no miren la deuda de PRISA y sus accionistas). El “todo atado y bien atado” no es exclusivo del Reino de España.

Realmente tenemos un problema cuando nadie se escandaliza cuando un dirigente político supuestamente progresista advierte de que en nuestro país no existe extrema derecha “porque estamos nosotros”. Esto es, no existe porque alguien cumple con su papel. En un periodo de crisis capitalista, cumpla o no la izquierda su papel, las organizaciones filofascistas aparecerán y no como los hongos. Aquí nada es casual. Un error en gran parte de la izquierda es pensar que con una izquierda con un discurso claro no aparecería una respuesta del capital. El capital prepara siempre el terreno político ante una amenaza, por muy lejana que parezca. Otra cosa es que la izquierda esté ausente y todo sea más fácil para el capital.

Es por todo esto necesario recordar que la “izquierda” aupada por los medios del capital ha centrado su discurso en la corrupción que durante décadas han ocultado esos mismos medios, como si la crisis tuviese su origen en los políticos corruptos y no en el propio sistema. Una “izquierda” que ha renunciado a la lucha de clases e incluso renegando de la propia existencia de las clases sociales. Una supuesta “izquierda” que ha abandonado el internacionalismo y ha apoyado golpes fascistas o guerras imperialistas y que luego acusa de fascistas a otros. Pienso que no es necesario recordar en profundidad las formas aparentemente obreras que adoptó el fascismo en los años 30.

La clase obrera, la principal perjudicada por la crisis y harta de ello no ve salida a su situación. Desconfía de la política, en parte por los mensajes antipolíticos y de la corrupción. No se moviliza porque “pensar que las cosas se cambian en la calle es un error”. Una clase obrera que ante discursos aparentemente diferentes entre izquierdas y derechas pero que son iguales en el fondo, acaba esperando salvapatrias. Alguien que venga y ponga “orden”.

Que nadie se escandalice cuando al final, tal y como se está demostrando, prefieren el original a la copia.

lider5