La izquierda masoquista (o liquidacionista)

La izquierda masoquista (o liquidacionista)

Cuando  comencé a militar en el Partido Comunista me llamó la atención el hecho de que en el seno del propio partido se obviase una parte de su historia, la de la llamada transición. Que si la traición con los vergonzosos pactos de la Moncloa, que si la bandera, la monarquía y un larga lista de cesiones. Un relato de un periodo a olvidar que se llevó consigo lo más importante: las victorias, las conquistas de la clase obrera encabezadas por el Partido con una militancia que fue la peor parada durante el franquismo. Esa militancia que sí se jugó la vida por cada lucha y que lo pagó en muchos casos con cárceles, palizas y muchos muertos. Que nadie lo olvide.

Pero no voy a entrar en el debate de si se hizo bien, mal o regular, pues ese debate requiere de mayor profundidad. Lo que vengo a denunciar es que el ‘olvido’ de esa parte de nuestra historia (con aciertos y errores) ha llevado al olvido de esa gran lucha con la que se consiguieron derechos laborales y unos mínimos de libertad. Eso que hoy somos incapaces de mantener a pesar de ser buenos dando lecciones desde la atalaya a quienes se jugaron la vida en su momento. Luego algunos se quejarán de que vengan los de “ni de izquierdas ni derechas” (los de los años 30 no, los contemporáneos) a decir que un charlatán en el parlamento ha hecho más que la izquierda en 40 años. Un insulto más propio de un fascista que de cualquier demócrata que debería ser contestado por cualquier dirigente comunista que ejerza como tal.

Pero claro, algunos dirigentes siguen viviendo del relato que esconde esa parte de nuestra historia y que cuarenta años después aún les sigue sirviendo de justificación a su incapacidad. No es nada nuevo, los emperadores romanos solían desprestigiar a su antecesor para ser vistos como los salvadores o simplemente para asegurarse el trono, en este caso el sillón. Cosas de la mediocridad.

Me pregunto cómo es posible que haya dirigentes comunistas que siguen dando la estocada a toda esa lucha. El problema no es que venga uno del PP, PSOE o Podemos a echar mierda sobre nuestra historia sino que dirigentes como Garzón lo hagan constantemente aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid. Que conste que hay artículos en la Constitución del 78 como el 128 que no es que parezca que los haya escrito alguien de IU, sino que sí los escribió alguien del PCE con la fuerza y la lucha de su militancia, no de “gente”. Si muchos de esos artículos son ahora papel mojado es, principalmente, porque ya no existe esa fuerza, debido entre otras cosas a que sus dirigentes son una caricatura o mejor dicho, una parodia. Podrían dejar de hablar de asaltar los cielos o de romper las encuestas y empezar a romperse el lomo, que ya toca.

No podemos contribuir al discurso dominante que nos dice que la lucha obrera no sirve, que el capital nos lo ha regalado todo y hasta que el empresario “nos da trabajo”. No demos alas al discurso negador de la lucha de clases y enterrador de nuestra memoria y nuestra cultura revolucionaria.

PD. Porque nuestros/as camaradas no merecen el olvido.

556628_459630940726407_1562866258_n.jpg

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s