Reflexió al voltant de la polèmica dels deures a l’escola

Reflexió al voltant de la polèmica amb els deures a l’escola.

Amb l’inici de curs s’ha iniciat una campanya per la racionalització dels deures. Sincerament, entenc que els pares i les mares estiguen cansats de veure als seus fills dos hores totes les vesprades després d’una llarga jornada a l’escola. Personalment, sóc partidari de no posar deures per a casa excepte en alguna ocasió. Preferisc fomentar la curiositat i la lectura lliure dels alumnes durant el seu temps lliure. Fins i tot considere que es deuria reduir les hores lectives.
Com he dit abans, entenc que les mares i els pares es preocupen per conciliar les seues vides a casa. El que em preocupa és com s’ha aprofitat aquesta demanda per part dels mitjans de comunicació per tal de posar la diana sobre el professorat. De la mateixa manera que quan ocorre un malaurat accident de tren, el culpable sempre és el maquinista. El problema no és ni el tipus de sistema educatiu, ni les lleis partidistes, ni les retallades a l’escola pública. El problema és el professorat. Desprestigiar, qüestionar i entremetre’s en la tasca dels professionals està a l’ordre del dia. Quantes voltes hem escoltat parlar de l’estesa fal·làcia de les vacances o del curt horari d’estiu? Mai es parla de la grandíssima responsabilitat d’ensenyar i educar a més de 25 alumnes en una aula perquè molts pensen que només es tracta de cuidar-los de 9 a 16h.
No sé. No m’imagine dir-li a un cirurgià com operar-me. En tot cas, sí li diria quines molèsties tinc o com em trobe. Una bona comunicació des del respecte ajudarà de segur. Però quan es tracta de l’ensenyament tot canvia. Pot ser, que els mitjans de comunicació qüestionen cada cert temps la formació dels docents ajude. No obstant això, eixa responsabilitat és competència de les administracions públiques doncs els professionals s’hem de dedicar a complir el que marca la legislació, tant per a l’accés al treball com per a desenvolupar-lo. Tornant a l’àmbit sanitari, m’aterra pensar que l’Estat permet que m’opere un professional poc capacitat. Per això trobe a faltar declaracions dels responsables de l’administració quan s’ataca al professorat. Pot ser, aquests són els que mai han fet els deures.

¿Qué pretenden?

¿Qué pretenden?

Desde hace unos años viene destapándose una larga lista de casos de corrupción y casi a diario tenemos nuestra pequeña “dosis” de noticias, investigaciones y análisis sobre el tema. Me pregunto qué habrá ocurrido para que acabe el silencio cómplice que rodeaba a todos estos casos. Muy fácil: una crisis económica del sistema capitalista de producción y sus nefastas consecuencias para la clase obrera.

Pocos negarán que los medios de “comunicación” propiedad del gran capital se han ensañado con los políticos corruptos pero han mantenido intactos a los corruptores. Todo esto nos lleva a la conclusión de que el capital ha soltado lastre mostrando a sus políticos como los culpables de todo. Total, puede cambiarlos por otros sin ninguna dificultad. De hecho, desde los medios han sido capaces de conseguir que dos partidos nuevos consigan más de 40 diputados en sus primeras elecciones. Unos partidos que muestran un discurso regenerador, anti-corrupción y de cambio pero que niega la lucha de clases, desmoviliza  y que muestra peligrosas coincidencias con el pensamiento joseantoniano.

A pesar de estas dos nuevas incorporaciones al panorama político, el PP y el PSOE siguen ahí, quedando un parlamento fragmentado (que no plural) y con una izquierda desaparecida, lo cual nos lleva a pensar que la ingobernabilidad no responde a cuestiones ideológicas sino a la lucha de las distintas burguesías por el reparto de la tarta. Habría que ver qué medios apoyan a cada partido y quienes son los propietarios de ambos.

En definitiva, la dosis diaria de corrupción e ingobernabilidad (que no inestabilidad) busca dos cosas: por un lado, la identificación de estos dos hechos como causa de la crisis, y por otro, provocar el hartazgo y el rechazo a la política, la movilización y la organización (de clase) como solución. Una combinación muy peligrosa que empezó hace unos años con un “no nos representan”.

Espero que no sea demasiado tarde.

ancianos

Tardor educativa

Diuen que tot govern ha de tindre cent dies de gràcia però jo he preferit donar un curs sencer car considere que els vertaders canvis solen precisar prou temps.

Ningú negarà que a la terreta hem tingut durant les darreres dècades un govern nefast per als treballadors i les treballadores. De fet, poca gent reconeix públicament que els ha votat a pesar de les majories absolutes. El primer que hem de tenir clar és que l’herència rebuda no haurà estat gens bona quan els nous representants hauran arribat als seus despatxos. En segon lloc, que dir les coses no significa precisament dur-les a terme. I finalment, que aquesta crítica tracta de construir a pesar de tindre un pensament polític distint al dels partits governants.

Com he dit abans, les arruïnades arques públiques marquen –vulguem o no- les possibilitats de canvi real, encara que per altra banda, per poc que faça el nou govern, ja serà millor que l’anterior. Un conseller que es trobe amb una situació com aquesta deuria explicar les coses clares i demanar paciència per a aplicar les mesures. De poc serveix anunciar canvis i més canvis i que després ens quedem amb la mel als llavis. És més, si el que s’anuncia acaba sent un desastre pot provocar l’efecte contrari: passar de la il·lusió a la desil·lusió, i per tant, deixar el camí lliure per a que tornen els voltors de l’ensenyament públic.

Un clar exemple ha estat la creació de la Xarxa Llibres, una gran iniciativa que és més que necessària però que durant el seu primer any s’ha caracteritzat per la improvisació, les preses i la falta de comunicació amb a la comunitat educativa. A més d’haver marejat als pares i les mares per no informar-los des d’un principi de tot el procés, s’ha carregat el “marró” al professorat sense unes directius clares i tractant que amb les mateixes hores s’abarque una tasca tant important (com si ens sobrara temps a final de curs). Potser hagués sigut millor esperar un any i preparar-ho bé. Espere que enguany millorem i deixem els anuncis en prensa previs a la presa de mesures i els discursos guanyadors per a quan les victòries siguen reals.

Una de les coses que més es va criticar de l’anterior govern fou no aturar les classes a l’inici de curs per les elevades temperatures. La meua sorpresa ha sigut majúscula en vore que l’actual govern no les ha aturat i ajornat en el setembre més calorós dels darrers 50 anys. De fet, la dreta ha aprofitat aquest fet per seguir atacant tot intent de tindre una escola pública de qualitat. Si hi ha unes temperatures insuportables i les aules no estan en condicions s’ha de buscar solucions i que siga una prioritat acondicionar-les (en un termini realista) i mentrestant tancar-les i modificar el calendari. Però, s’ha de ser valents i explicar les coses com són: un xiquet o una xiqueta amb 4 o 5 anys no pot estar en classe amb 35 graus. De fet, la legislació laboral diu que no es pot superar els 27º. Si no es fa el que s’exigia al govern anterior, s’està deixant en safata la seua tornada.

Finalment, m’agradaria parlar d’un fet molt desagradable que afectà als interins i interines el passat dimarts. Si la publicació de places de dilluns ja fou esperpèntica (amb un annex de llocs oferts a les tantes de la nit), el dimarts es publicà passades les 8 de la vesprada el llistat d’adjudicacions (sense el format habitual en el qual es poden detectar errades i ser esmenades). M’imagine un/a mestre/a que l’endemà devia anar a Morella o a Orihuela. Sincerament, per uns moments haurien pensat estar en una ETT (eixes que deurien estar prohibides). El més lògic hauria estat ajornar la incorporació al centre un dia o unes hores i/o simplement que el conseller demanara disculpes públicament als seus companys i companyes.

Jo també somnie amb eixa primavera i lluitaré per fer-la possible. Espere no despertar en la negror de l’hivern.

imagennoticia4009_0

Los tele-dirigentes

Los tele-dirigentes

Durante los últimos años he observado como determinados elementos adquirían un protagonismo que iba agrandándose a medida que estos saltaban de cargo en cargo hasta conseguir su acta o su puesto.

A pesar de los distintos casos y las diferencias entre todos ellos, hay algo que les identifica claramente:

En primer lugar, muestran un ego desmesurado a pesar de su evidente mediocridad, suplida por soltar cuatro gritos en vídeos on-line o montar un circo en un parlamento burgués.

En segundo lugar destacaría que la mayoría de ellos tiene en blanco su vida laboral y mucho me temo que, al paso que vamos, así llegarán hasta su jubilación. De hecho, como buenos trepas son capaces de decir una cosa y a continuación todo lo contrario con tal de no perder su sillón, que es lo único que les preocupa.

En tercer lugar, una característica común a estos líderes es su antidemocrática forma de actuar en el seno de sus organizaciones. Siempre aparecen como la renovación necesaria y no dudan en menospreciar el trabajo de sus predecesores o eliminar a quien estorbe en su camino hacia el ansiado Olimpo de los dioses. Una vez llegados allí actúan con la organización como los romanos con Cartago tras la III Guerra Púnica. Sólo existen ellos.

La pregunta que nos deberíamos hacer a continuación es cómo llegan estos impresentables a controlar y anular organizaciones obreras con las cuales ni el fascismo pudo acabar. Por un lado aprovechan la gran debilidad de la organización y por otro el apoyo prestado de los mass media del capital en todo el proceso de promoción. Un proceso que culmina con el control de la organización por parte de los tele-dirigentes a los cuales las masas acaban identificando como la organización en sí. Sinceramente, me preocupa cómo vayan a devolver el préstamo ya que los segundos en TV están muy caros.

Como militante de base estoy harto de ver a estos energúmenos salir en los medios contradiciendo y menospreciando a la propia organización cuando no se les sigue el rollo. ¿Acaso es honesto acudir a los medios de comunicación a atacar las posiciones contrarias que deberían ser debatidas en el seno orgánico? ¿Es honrado y democrático estar amparados continuamente desde los platós mientras que el resto de opiniones acaban marginadas? ¿No es ésta una forma antidemocrática de condicionar previamente los debates? ¿En qué lugar dejan a la organización cuando muestran su rechazo a lo acordado? ¿Esperan que la militancia calle? Es más, ¿Qué esperan de la clase obrera, que les sigan como buenos fans?

Los medios de manipulación han estado hasta ahora marginando, callando y ridiculizando a los dirigentes obreros, lo cual me lleva a lanzar una pregunta: ¿Por qué estos gozan de un gran apoyo de los mass media? That is the question.

TELEDIARIO.JPG

Quítate de enfrente…

Cuando nuestra crítica se dirige a las políticas llevadas a cabo por un partido que no sea el PP, se nos acusa con facilidad de confundirnos de enemigo y dividir a “la izquierda”.

Lejos de preocuparse porque su partido haya aprobado una reforma laboral nociva, o reformado con nocturnidad y alevosía la Constitución junto al PP, el problema es que nosotros nos posicionemos en contra y no nos resignemos a poner el culo en pompa. Señores, nuestro problema principal no radica en si es un partido u otro el que nos aplique medidas antiobreras sino las propias medidas vengan de donde vengan. ¿A caso no tenemos derecho a denunciar públicamente a quien nos perjudica gravemente? ¿Qué pasa, que descubrimos que cada vez hay menos diferencias entre unos y otros?

Al final les digo lo mismo que la canción de Rosendo Mercado: “quítate de enfrente que yo estoy tirando al plato”.

Llamar a las cosas por su nombre

El otro día me preguntaba si a algún diputado se le ocurriría hablar de los trabajadores y las trabajadoras como clase. Más que nada porque cada vez resulta más difícil escucharlo a estas (y esas) alturas. De hecho, de tantas horas de debate sólo hubo una mención explícita a la “clase trabajadora” a pesar de ser la clase mayoritaria y la principal perjudicada por esta crisis sistémica.

Habrá quien dirá que no es necesario estar siempre diciendo “clase trabajadora” o “clase obrera” a modo de coletilla y que se trata de conseguir que los oyentes se sientan identificados. De ahí que de un tiempo a esta parte hayan aumentado los eufemismos y las metáforas para referirse a la clase obrera.

Personalmente soy partidario de enriquecer el lenguaje y no caer en repeticiones innecesarias que cansen al receptor, pero me pregunto por qué debemos renunciar a llamar las cosas por su nombre. ¿Acaso es más difícil que una trabajadora se identifique con “clase trabajadora” que con “sectores populares”? Entonces ¿por qué recurren inmensamente más a lo segundo? Entiendo que muchos se puedan identificar con eso de “los de abajo” y que se utilice en determinados contextos, pero vuelvo a preguntarme si realmente esta expresión ayuda a la toma de conciencia de clase o por el contrario, al mareo. ¿A bajo de qué? ¿Quiénes? ¿Dónde? Lo digo porque al final acaban refiriéndose a nosotros como “clase media-trabajadora” y nadie les pone en su sitio. También ayuda bastante al mareo cuando hablamos de “ciudadanos” y metemos en el mismo saco a los Borbones que al vecino del quinto. Ni qué decir cuando nos dirigimos a “la gente” (así, en abstracto) y encima añadimos “decente” como si esto fuese un conflicto entre decentes e indecentes. Sinceramente, estos términos son más propios del antiguo PGB (Partido de la Gente del Bar) que de representantes obreros en el parlamento burgués. Señores, esto es la lucha de clases, no un juego de trileros.

Resulta paradójico que quienes deberían realizar una tarea pedagógica para aumentar la conciencia de clase (cuando más falta hace), acaben renunciando a ejercer su papel. La excusa es que así no llega el mensaje, pero ¿Qué mensaje? Porque al final acaban hablando de corruptos, malos gobernantes o de las tonterías que se debaten en los platós de tv. ¿Son esos los principales problemas para la clase obrera? ¿Por qué no comenzamos a situar el discurso en los problemas reales de clase? ¿Por qué no somos vehementes con las ETT’s y exigimos su prohibición? ¿Por qué no hablamos de que el paro es un ejército de reserva de mano de obra? ¿O por qué no explicamos que las pensiones y las prestaciones son fruto de nuestro trabajo? Y sobre todo, ¿Por qué no muestran orgullosos nuestros dirigentes que toda la riqueza es producto del trabajo? ¿No hay explotados ni explotadores? ¿No podemos hablar de qué es la plusvalía? Si hablásemos tan claro sería bastante más fácil la toma de conciencia de clase, especialmente, si los dirigentes mostrasen mínimamente un poco de orgullo de representar a la clase que crea la riqueza. Solamente hacen falta unos segundos y un poco de voluntad política.

Muchos de nuestros abuelos no sabían leer pero sabían quiénes eran. En cambio ahora, a pesar de tantos estudios, muchos se piensan ser “clase media”, de abajo o de al lado de no sé qué. Claro que antaño las organizaciones obreras se dedicaban a decir las cosas como eran, de forma clara y sencilla (sin florituras ni neolenguas postmodernas). Ahora todo es siempre muy complejo y “no me posiciono”. Por eso es inútil seguir buscando la equidistancia y contribuyendo al mareo. Las cosas como son.

caballeros.que.dicen.ninini