¡Abuelo, que no te enteras!

Mariano, un jubilado de 70 años, permanecía atento cada mañana a la pantalla de televisión hasta que se hartó. Al principio se alegró de que se hablase tanto de política pues su familia sufrió el silencio durante demasiado tiempo. A pesar de eso perdió su interés por esas tertulias, más parecidas a un sainete que a un debate ideológico. Ya hace tres años que no ve programas ni noticias de política.

Últimamente le da por recordar sus años de militancia en el partido cuando era “el Partido”. Le vienen a la memoria las reuniones clandestinas, cómo se organizaba en su fábrica, las primeras manifestaciones y las primeras elecciones después de la dictadura fascista. La tristeza y la melancolía le inundan cuando ve que ya no queda nada de aquello y que los trabajadores y las trabajadoras han quedado huérfanos y abandonados.

Desde que abandonó el PCE hace casi treinta años, nadie de su familia tomó partido políticamente. Hoy, su nieto veinteañero le ha confesado que se ha afiliado por internet a un partido que “va a cambiarlo todo”.

-¡Abuelo, sonríe porque vamos a ganar!

-¿Ganar el qué?

-Las elecciones, ¿qué iba a ser?

-Por un momento pensé que hablabas de la Eurocopa. Pero dime, ¿ese partido tiene una buena organización en los centros de trabajo, asociaciones vecinales, movimientos sociales y en los barrios y pueblos?

-¿Eso para qué? Yo solo me he apuntado online y he votado al candidato que conozco.

-Entonces, ¿cómo pretendéis cambiar todo esto?

-¡Pues con mucha ilusión, abuelo! Las encuestas dicen que podemos ganar las elecciones.

-No sé, en mis tiempos hacía falta algo más. Al menos dime que es un partido de izquierdas, antisistema, de clase…

-¡Eso está anticuado! Debes aceptar que el mundo ya no es igual que en tus tiempos de proletarios y parásitos. Nosotros no somos ni de izquierdas ni de derechas. Somos el cambio, el sentido común, la juventud más preparada de la historia que cambiará el rumbo por una nueva patria en la que todos remaremos en la misma dirección.

-Hijo mío, ¿no te habrás afiliado a la Falange?

-Pues no. ¿Para ti todos son fachas o qué?

-No, pero…

-¿Por qué estás tan triste, abuelito?

-No sé, en ocasiones como esta echo de menos a mi partido. Me pregunto qué quedará de él.

-¿No te has enterado? ¡Tu partido viene con nosotros a las elecciones!

-¡La hostia!

La_Polla_Records-Los_Jubilados-Frontal

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s