La hoz y el martillo

“¿Sabes que Antonio es comunista?

-¿En serio?

-Y yo que pensaba que era un buen tipo.”

La hoz y el martillo
(traducción automática)
El otro día entré en el bar a repartir una revista del partido y un amigo me preguntó donde iba con esos símbolos tan anticuados -en referencia a la hoz y el martillo-. Rápidamente y en un ejercicio de picardía, le respondí que al menos no era tan anticuado como la cruz que él llevaba al cuello, utilizada desde el siglo III d.C para hacer referencia a los “religiosos de la cruz”.

Sin embargo, no es cuestión de si un símbolo es mejor o peor por su edad, sino por lo que representa. A mí, sinceramente, me da igual que nuestro anagrama sea un martillo y una hoz o un camión y una pala, pero siendo parte de nuestra cultura revolucionaria, tengo que normalizarlo en la sociedad, y más teniendo en cuenta que lo ha sido durante más de un siglo. Y si no, volvemos al ejemplo de la cruz cristiana: estoy completamente seguro de que si a un paleocristiano le mostrásemos una cruz se alejaría de nosotros a la velocidad de la luz. Algo similar ocurriría después de decirle a un tejano que nuestro símbolo es una silla eléctrica, ya que la cruz en su momento tenía el mismo fin. Si los cristianos han normalizado un instrumento para torturar y matar, ¿por qué nos empeñamos nosotros mismos en enterrar dos herramientas de trabajo?

Indudablemente, el fondo de la cuestión no se encuentra en los símbolos sino en la debilidad ideológica que nos ha llevado a renunciar a un inmenso bagaje de lucha e incluso a renegar públicamente de muchas conquistas sociales. Si hemos sido capaces de olvidar victorias o de reivindicar derrotas, ¿qué esperamos que piensen de nosotros las masas? ¿Qué esperamos si en vez de hacer pedagogía nos dedicamos a opinar lo que oímos en la barra del bar?

Reconozco que no soy nada de llevar símbolos ni ir por diciendo quién soy, de dónde vengo ni a dónde voy, pues no lo veo necesario en la mayoría de las ocasiones. A pesar de ello, pienso que tampoco tenemos por qué ocultar los símbolos, ya que al final, en vez de decir que somos comunistas, nos acusarán de serlo, y en ningún caso me gustaría llegar a esa situación.

En fin, yo seguiré sintiéndome orgulloso de utilizar estas herramientas a pesar de que algunos no sepan qué es ni qué representa.

esta imagen es el ejemplo de un símbolo que representa un hecho que horroriza a cualquier capitalista. 70 años después continúa siendo la peor de sus pesadillas.

Esta imagen es el ejemplo de un símbolo y un hecho que horroriza a cualquier capitalista. 70 años después continúa siendo la peor de sus pesadillas.

 

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s