We are not communist

We are not communist
Si ayer recordaba en una reflexión la anécdota de la cacería de Luis Miguel Dominguín con Franco, hoy me encuentro con las declaraciones de Pablo Echenique sobre el comunismo. Según este señor, el comunismo es “algo viejo, algo que no funcionó”. Sinceramente, estas declaraciones son más propias de un derechista o burgués asustado que de un político que se dice progresista. No obstante, no sería un problema para mí –como comunista- si no fuese porque se trata de un aliado electoral de los comunistas.
Entiendo en parte a quienes justifican esas declaraciones alegando que perderían votos, pero yo, que entiendo la lucha como algo que no se reduce a una cita electoral en una democracia burguesa, no lo veo ni justo ni leal a quien le pegará sus carteles para el 26J. Mucho menos en un contexto en que la acusación de comunista vuelve a estar a la orden del día.
Lo que no puedo entender es que la mayoría de los dirigentes comunistas no salgan al paso de estas declaraciones, ya que de no hacerlo, entenderé que piensan lo mismo. Tampoco a quienes aluden al “we are not communist” de Fidel para justificar que los comunistas nos escondamos en la actualidad. No, porque no nos encontramos en un contexto similar al suyo ni estamos en unas condiciones parecidas. No estamos en plena guerra fría, ni a unas millas de unos EEUU que nos invada por decir que somos comunistas, entre otras cosas porque ya tenemos a las tropas de la OTAN en nuestra tierra. De hecho, tenemos a un ExJEMAD pro-OTAN en nuestras candidaturas y debemos ser capaces de ver la evolución ideológica de cada uno determinada por las circunstancias, aunque en este caso sigue sin retractarse de su papel en Libia.
Lo que realmente deberíamos valorar es que aun teniendo a la OTAN aquí, podemos decir que somos comunistas y exponer nuestro pensamiento con cierta libertad. Y esto es posible gracias a la lucha de los y las comunistas y otros demócratas que admitían serlo a pesar del ruido de sables y de experiencias cercanas en el tiempo como el Golpe de Estado en Chile. Ellos y ellas sí tenían motivos para esconderse, nosotros no, aunque viendo el anticomunismo visceral de algunos, el electoralismo barato y el cortoplacismo de otros, el fascismo sociológico cada vez más potente y lo que ocurre en Ucrania, puede que los volvamos a tener dentro de poco.

En definitiva, teniendo libertad para dirigirnos a la sociedad como lo que somos -comunistas- en un momento en el que tratan de desprestigiarnos y criminalizarnos, sería un grave error escondernos, pues contribuiríamos indirectamente a fortalecer el mensaje del enemigo.

fidel

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s